Hace tiempo que sabemos que las aerolíneas están muy interesadas en vender de manera directa a los clientes, y de esa manera obtener mayores ganancias al eliminar intermediarios. Las mayores perjudicadas por esta estrategia son las agencias de viajes, que ven como una de sus fuentes de ingresos, las comisiones, es amenazada. Pero en estos días se dieron dos hechos muy sorprendentes en esta confrontación. Primero, Peter Sharrard, quien está a cargo de las comunicaciones de la agencia de bajo costo Ryanair trató a las agencias de viaje como “parásitos”. Luego, EasyJet, otra aerolínea low-cost, anunció que quería seguir trabajando con las agencias de viajes, pero ya no pagaría comisiones por la ventas de pasajes. Ahora cobrarán un fee por cada ticket vendido; según ellos, a pesar de ello, las agencias seguirán ganando dinero porque, aún cuando tengan que sumar un porcentaje del costo por el fee de EasyJet, los precios de los pasajes serán más baratos que los de Iberia y otras empresas españolas.

Lejos de terminar, parece que la confrontación entre aerolíneas y agencias de viaje se pone peor, sobre todo en Europa. Ya veremos con que sorpresa nos aparecen en las próximas semanas, porque está claro que estos cruces se seguirán dando en el futuro próximo (gracias José por el aviso del tema de Easyjet).

Anuncios