US Dollar Bill
Lo sabe casi todo el mundo: la gran mayoría de las monedas han tendido a apreciarse en relación al dólar. El salto más fuerte -o al menos, el más notable- es el que ha tenido el euro. Frente a semejante evolución, podría esperarse un crecimiento muy fuerte del turismo europeo hacia otros continentes. Pero esto es una suposición un poco mecanicista; cuando vamos a ver los números, encontramos que más europeos viajan al exterior, pero que los porcentajes de crecimiento están lejos de ser impactantes; son más bien progresivos, y muy modestos.Pensemos en América Latina. A excepción del peso argentino, la mayor parte de las monedas locales se han apreciado frente al dólar, en particular el real brasileño, pero también el peso chileno y el sol peruano. Pero el euro se ha apreciado en tal medida que deberíal al menos, conservar el poder de compra. Y allí entran otras variables: ¿por qué no hay un crecimiento mayor de la llegada de turistas europeos a América Latina? Se me ocurren algunas causas puntuales, algunas un tanto obvias, pero que son parte del análisis:

* Los pasajes aéreos hacia esta parte del mundo son realmente caros, sobre todo en relación con los que se cobran en Europa, que tiene una oferta importante en aerolíneas de bajo costo.
* Altos costos de traslado internos en América Latina; son países muy grandes y por lo general para visitar varios lugares, hay que viajar mucho tiempo. A eso hay que sumarle la política de países como Argentina, donde se cobra más caro los pasajes aéreos a los extranjeros.
* Falta de oferta en vuelos internos, algo bastante notable en países como Argentina y Brasil.
* En muchos destinos hay una evidente falta de infraestructura para atender mayor cantidad de turistas.
* Cercanía de otros destinos muy atractivos, como el sudeste de Asia y norte de África, donde los costos de viaje son menores.
* Ausencia de políticas nacionales coherentes para atraer más visitantes europeos -aunque aquí habría que hacer un análisis más puntual, país por país.

A corto plazo, puede esperarse que el dólar baje un poco más frente al euro y muchas monedas locales. ¿Habrá un umbral de cambio de monedas relativamente cercano para impulsar un fuerte crecimiento del turismo europeo hacia fuera del continente? ¿Será, como todo parece indicar, China y el sudeste asiático el gran beneficiado de este crecimiento? Son varias preguntas, pero me pregunto si realmente hay algún tipo de análisis puntual del impacto en el mercado turístico latinoamericano de la progresiva devaluación del dólar.

La foto que abre la entrada es de SqueakyMarmot, y fue publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios