Thumbs

La tendencia a la criminalización de los turistas ya tiene su historia. Estados Unidos viene ya hace tiempo toma huellas digitales y almacena fotos de los visitantes extranjeros que necesitan visado -y en el caso de los que no necesitan visa, en un futuro deberán notificar de su llegada vía un formulario electrónico. Y quien se suma a la tendencia es Japón, que requerirá que todos los turistas que ingresen se dejen tomar las huellas digitales y sacarse fotos. Oficialmente, la razón es la misma que Estados Unidos: evitar ataques terroristas. También se ficharía de la misma forma a todos los extranjeros que vivan en Japón.

El tema del terrorismo no deja de ser una justificación sorprendente, sobre si se tiene en cuenta que los pocos atentados que se han cometido en tierras japonesas han sido cometidos, hasta ahora, por nativos. Pero siempre es más fácil tomar medidas punitorias contra los extranjeros, claro.

¿Será la Unión Europea la próxima en comenzar a recopilar datos de sus visitantes, como huellas digitales y fotos? La tendencia, claro, es realmente preocupante. Al parecer, para los gobiernos de Estados Unidos y Japón, por el sólo derecho de poder viajar, tenemos que renunciar a normas bastante básicas de protección de nuestros datos y privacidad.

La noticia sobre Japón se publica en la edición de hoy del diario argentino El Cronista Comercial -la edición escrita no se encuentra disponible en Internet, al menos por ahora. La imagen de las huellas digitales fue publicada por Manamanah en Flickr, bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios