Un poco de juego con la luz
Buenos Aires fue elegida como la mejor ciudad para hacer turismo en “las Americas” -o sea, cualquier lugar en continente americano que no se encuentre en Estados Unidos, que se define a sí misma como “América”- por la revista Condé Nast Traveler. El año pasado la ciudad se había ubicado segunda. La elección se hizo en la vigésima encuesta anual de la publicación, que apunta a viajeros del segmento de mayores ingresos, y que es una de las más importantes del mundo.

Seguramente es una excelente noticia, pero debo reconocer que lo que vendrá -las autoalabanzas de las autoridades argentinas acerca de “lo bien que hacen las cosas”- no deja de causarme cierta incomodidad. El contexto internacional y la devaluación han ayudado mucho a Argentina a reinsertarse en el mercado turístico internacional, y sigo con la misma pregunta: ¿se podrá mantener un nivel de actividad similar cuando el tipo de cambio no sea tan favorable? El dólar en Argentina se mantiene a precios bastante estables desde hace un par de años, mientras que en otros países de la región, como Perú y Brasil, el valor del dólar contra la moneda local ha caído de manera bastante fuerte. Claro que la inflación argentina es bastante superior a la media de la región, y probablemente en no mucho tiempo nos encontremos en lugares similares en cuanto a la relación moneda local -dólar que en los países vecinos.

Entonces: además de celebrar, es un buen momento para mirar hacia adelante, y pensar como instalar a Argentina de manera estable en un mercado global. Eso no tomará dos o tres años, va a ser un proceso mucho más complejo. Parte de esa discusión deben ser temas como las tarifas diferenciadas en aviones para turistas extranjeros; la falta de frecuencias aéreas a muchos destinos turísticos; y la formación de recursos humanos para la administración de políticas de turismo desde el Estado. Temas que son centrales no para un ránking, claro; más bien, son cruciales para sostener a mediano y largo plazo el nivel de actividad turística en Argentina.

La foto que abre la entrada la tomé hace un par de años en la esquina de Florida y Córdoba, bien temprano en la mañana.

Anuncios