Lago San Roque

Aunque desde hace algunas horas ya estoy en Córdoba Capital, me quedaron algunas cosas puntuales de Villa Carlos Paz. Vamos con los apuntes.

Comentaba ayer que los precios de las casas son bastante altos. Y supongo que por ello hay una importante actividad de la construcción, que no sólo está destinada al turismo. De hecho, la mayor parte de lo que vi era para departamentos más bien caros. Un poco en la misma tendencia que Buenos Aires.

Paz es una plaza fuerte del teatro, en particular en la temporada alta, en verano. Pero al parecer el tipo de obras que se representan en la ciudad suelen entrar en una categoría cercana al teatro de revistas, o music hall, o cosas así. Al menos ese tipo de teatro era que el tenía los carteles más grandes y llamativos.

Una de las actividades clásicas en la recorrida por Carlos Paz es caminar a orillas del lago San Roque. Se puede salir desde una zona muy cercana al centro de la ciudad, y se bordea el río hasta que este desemboca en el lago; por suerte, la mayor parte de la orilla es pública y se puede recorrer sin problemas. Y la zona más cercana a la ciudad está en buenas condiciones de mantenimiento. Como era día de semana, no había mucha gente, así que se podía pasear muy tranquilo.

Reglas

Como la ciudad se encuentra a no mucho más de 45 minutos de Córdoba, es muy fácil llegar a ella con el servicio de minibuses. Por ejemplo, la empresa Fonobus tiene muchos servicios diarios, y el valor del boleto es de 4,50 pesos (1,50 dólares) por el viaje. Chequeen por las calles que entra a la ciudad de Córdoba, porque de acuerdo al hotel al que vayan, probablemente les convenga bajar antes de la terminal de micros.

Nuestra estadía de apenas un día fue en el hotel Salerno. No se puede decir mucho de la atención de un lugar con tan poco tiempo de estadía, pero no tenemos mayores quejas. La atención es muy correcta, las instalaciones están en muy buen estado, y el valor -en temporada baja, aclaro- es de 95 pesos (alrededor de 32 dólares) con desayuno incluido. No conocíamos a nadie que hubiera estado allí, y lo encontramos en una revisión en Internet. Por cierto, en general a todos los hoteles que le enviamos correos electrónicos tardaron varios días en responder. Por cierto, el Salerno no publica sus tarifas en Internet, así que lo voy a sumar a la lista de establecimientos que no publican su tarifas en la Red.

Por cierto, en estos días estoy publicando en Flickr las fotos que tomo con el celular, y algunas obtenidas con mi cámara. Las pueden ver en mi página en ese servicio Web.

Mangrullo sobre el lago

Anuncios