Hace algunos días, estuve buscando hoteles en la ciudad de Córdoba, donde en algunos días tengo que viajar para asistir a un congreso de comunicación -sobre los planes en Córdoba hablaré mañana en una entrada aparte. Una de las cosas que me interesaba era que el hotel tuviera WiFi en las habitaciones. Y antes que me griten “geeeeeeeeeeeeeeeeekkkk”, aclaro: la razón es que mi esposa viajará conmigo, y ella hace su trabajo por Internet; y de hecho, también la mayor parte de mis ocupaciones las realizo a través de una conexión remota. Entonces, nos da casi lo mismo estar en casa o en un hotel, siempre y cuando tengamos a mano una conexión a Internet. Como el congreso se extenderá por varios días, no podíamos adelantar tanto trabajo como para dejar toda una semana adelantada.

Para mi sorpresa, incluso hoteles de tarifas bastante altas carecían de conexiones inalámbricas; algunos contaban únicamente en el lobby, y otros ni eso. Finalmente, conseguí uno que daba conexión en las habitaciones, algo que espero funcione. La pregunta que me hice fue sencilla: ¿tan caro o complicado es para un hotel de más de tres estrellas hacer una instalación para proveer de servicio de Internet en todas las habitaciones, o al menos en un buen número de ellas? ¿Son tan altos los costos? Me parece que si se apunta a un público de viajeros de negocios y profesionales es una inversión que va a tener retorno en el corto plazo. Pero parece que no todos piensan como yo. Francamente, en muchos casos es preferible buscarse un hotel económico, y luego irse a un bar o sitio con conexión WiFi.

Muchos hostels, que apuntan a viajeros de ingresos no tan altos, ya ofrecen conectividad WiFi. Pero muchos establecimientos de tres y más estrellas aún no lo tienen. ¿Qué está fallando para que no perciban que sus potenciales usuarios están demandando este tipo de servicios?

Anuncios