Sobre viajes, invitaciones, marketing y blogs

Algunas horas atrás, me escribió Juan Antonio Rodríguez Gamero, que se desempeña en la parte de marketing y ventas de la línea de bajo costo Jet2, y que además mantiene el blog Rumorismo. La novedad: habían invitado a cuatro blogs sobre viajes en España (Diario del Viajero, Locura Viajes, Bajo Coste y ViajesDestinos) a visitar Leeds y Belfast, con pasajes pagos por la empresa. Eso se complementaba con el alojamiento provisto por las direcciones de turismo de esas ciudades, y eventualmente algunas actividades extra. Dice Juan Antonio en su blog:

Muchos os preguntaréis si esto no va en contra de la presupuesta “objetividad” y “fiabilidad” de los micro-medios, pues bien, quiero decir que hemos dejado a los bloggers libertad absoluta de acción y opinión en sus viajes a Leeds y Belfast, y se les ha pedido también que no oculten (incluso que lo adviertan) que han ido invitados por Jet2.com

En su momento, he opinado en este blog sobre el tema de los viajes pagos que los operadores turísticos suelen regalar a los medios con el fin de cooptar su agenda. Cito lo que escribía casi un año atrás:

A mi gusto, el principal inconveniente es simple: cuando una empresa nos paga un viaje a un destino determinado, planifica todo el viaje por nosotros. Y, para un blogger, esto causa un impacto demoledor: la experiencia de ese viaje les servirá de poco a nuestros lectores. ¿Por qué? Porque justamente lo que nos conecta a quienes escribimos estos blogs con ustedes, los que nos leen, es esa igualdad a la hora de concebir la experiencia del viaje. Esta no se limita únicamente a “estar” en el lugar. Implica todo el proceso previo: pensar a que lugar ir, planificar la compra de pasajes y reserva de hoteles, calcular el presupuesto, navegar por Internet para encontrar la información adecuada, recorrer el lugar por nuestros propios medios, y charlar con quien tengamos ganas.

Pero a la vez, es imposible no tener cierto realismo en este esquema de invitaciones, y pensar, en tanto periodista, que hay peores y mejores esquemas. Que una aerolínea te pague el viaje y te brinde libertad de acción compromete, desde ya, el juicio que puedas tener sobre esa firma. Pero al menos te brinda libertad en otros sentidos, como escribir cosas interesantes y no marketineras sobre el destino visitado -aunque que te lleven a un destino que quieren promocionar dice bastante del interés de la aerolínea, por cierto. Una parte interesante de tu experiencia de viaje, como es la búsqueda de pasajes, ya no estará presente para tus lectores, pero al menos otra parte sí. En cambio, en los viajes que se encuentran por completo organizados, desde el transporte al alojamiento y los tours, mantengo lo mismo: le sirven de poco al lector, en tanto no se parecen en lo más mínimo a su experiencia de viaje. Lo único que ponen en escena es la desigualdad de periodista y lector; uno accede de manera gratuita y organizada a algo que otro deberá pagar y organizar. Demasiada diferencia.

Por el lado del marketing, hay que reconocer que Jet2 ha aprovechado una interesante ventana de oportunidades; al costo de los pasajes, ha logrado tener publicidad en varios de los blogs más leídos en España -y hasta lo mencionamos aquí, en un blog cuyo 20% de los lectores proviene de suelo español. No podría haber hecho algo similar en un medio tradicional, que cuenta con departamentos comerciales que viven de comisiones, y que hubieran presionado además por obtener publicidad. En ese sentido, y desde el punto de vista del presupuesto, es una buena idea. Sobre todo, porque no va a ser tan fácil repetirla. Para quienes quieran hacer algo similar, no faltarán los blogs que comenzarán a buscar sacar mayor rédito de la situación y, al igual que los medios tradicionales, pedir publicidad además de pasajes. En ese punto, ya estaremos en un punto peligroso para la credibilidad de muchos blogs.

Sé que muchos plantean que, si se informa de manera honesta a los lectores sobre las limitaciones de una cobertura de un destino -por ejemplo, un disclaimer de “la aerolínea XXX pagó el viaje” o “el hotel XXX nos alojó de manera gratuita”- los lectores sabrán leer la entrada desde una perspectiva distinta. Desde ya, los auspicios y publicidades deben ser revelados de manera pública. Pero a la vez, sigo pensando en que hay ciertas cosas que los blogs sobre viajes recuperaban para el terreno turístico: el valor de la experiencia del viajero. Si perdemos eso, no culparía a los lectores de meternos en la misma bolsa que muchos medios tradicionales.

Por cierto, y antes que alguien lea esta entrada de manera sesgada: no estoy abriendo juicio sobre ninguno de los blogs invitados al viaje de Jet2. Todos ellos hace tiempo vienen trabajando en el mismo tema que este sitio, y a todos ellos los leo y respeto. Cada quien tiene su política, y eso también es parte de la libertad de construir un blog. Este texto es, en cierta medida, casi un borrador de discusión sobre las relaciones entre empresas de viaje y blogs. Y desde ya, me encantaría conocer la opinión de todos ustedes sobre el tema, y si les parece bien que un tercero pague viajes de medios de comunicación y blogs; también, porque tiene que ver con las cosas que ustedes buscan en una nota sobre un destino turístico. Y perdón por un texto tan largo :).

Anuncios

15 comentarios sobre “Sobre viajes, invitaciones, marketing y blogs

  1. Bueno, depende de las condiciones del “viaje”.

    Podría ser interesante como crítica de una ciudad y te puede servir de guía si vas a visitarla un fin de semana.

    Creo que no se le puede llamar viaje, como tal, a esa experiencia. Primero, porque como bien dices, no es una experiencia auténtica organizada por ellos mismos y se va a ver influenciada por la agencia que la promociona. Segundo, por su ámbito geográfico (reducido a una ó 2 cuidades) y (supongo) su duración, que será breve.

    Es de agradecer, eso si, la sinceridad a la hora de reconocer que han sido invitados y dejarlo claro.

  2. Jorge, no puedo más que destacar tu honestidad. Imagino que con lo visitado que es tu blog, tendrás más de una oportunidad para aprovechar este tipo de oportunidades. Pero voy por parte con lo que quiero expresar:
    -Por un lado no dejo de pensar que para conocer un lugary luego describirlo y/o recomendarlo hay que viajar! Hoy en día (más aún desde Arg) es muy oneroso poder acceder a muchos destinos. Con lo cual, poder aprovechar, al menos, una porción de este viaje “invitado” para hacer las descripciones de la ciudad que visitamos, bien podría valer la pena. Esta es una postura, vos también lo mencionas, no?. Se puede ser sincero con el lector, avisandole que este viaje ha sido costeado por tal hotel o línea aérea.
    En tu caso, creo que has dado suficientes muestras de tu sinceridad a la hora de escribir.
    -Bien, por otra lado, también ocurre que cuando leo los suple de turismo de nuestos diarios…me quiero matar. La mayoría d ela veces, sólo cuentan sobre los es-pec-ta-cu-la-res hoteles donde fueron alojados, el restaurant francés en donde cenaron, etc etc. Todo el viaje, casi siempre está dirigido a un consumidor que nos somos la mayoría.
    -Entonces cuál es el término medio?…
    No lo sé.

    Me encantó el post!
    sls

  3. Antes que nada saludo, es mi primera visita ya que llegue aca de casualidad por google buscando algo de info pa mi blog.

    Con respecto al tema del blog, me parece que puede ser positivo en el sentido que dice el del comentario 1, cito:
    “como crítica de una ciudad y te puede servir de guía si vas a visitarla un fin de semana.”

    Después como dice el blogger, se pierde todo lo que es preparación de viaje y la incertidumbre maravillosa que genera el trayecto hacia el lugar a visitar.

    Saludos y pasaré mas seguido por acá.

  4. Ea! No vayas a ese viaje. Tomá una mochila y salí así a recorrer el mundo.

  5. Macis, desde ya sigue siendo un viaje. El tema es si esa experiencia organizada le sigue siendo útil a los viajeros de a pie.

    Vanina, creo que el tema aquí no es la honestidad individual; ese no es el debate. Lo que me interesa es dar cuenta de las relaciones entre blogs y sistema turístico. Creo que caer en los mismos esquemas que la mayor parte de la prensa turística, esa misma de la que te quejas, sería malo para todos nosotros. Al final, sólo hablaríamos de los destinos que podrían atraer publicidad, al ser dirigidos al público de mayores ingresos. Creo que buena parte de ese control para que los contenidos de los blogs sobre viajes siga teniendo utilidad es responsabilidad de los lectores. Para algo están los comentarios. Y si no te publican los comentarios, siempre se puede abrir un blog para hacer público el tema.

    Y por cierto, Vanina, me han invitado muchas menos veces de lo que supones. El tema viajes no me interesa mucho; pero a veces hay presentaciones interesantes -de temporadas, de libros y guías de viajes, de estadísticas- que serían útiles para comentar a los lectores, y ni siquiera logro que me acrediten :(. Hace poco, por ejemplo, en Buenos Aires se organizó el Primer Congreso Iberoamericano de Hotelería y Turismo. Me llegaron los mails donde me invitaban a registrarme con entrada paga. Consulté como me acreditaba como periodista. Nada. Lo averigué a través de otro colega. Envié mi mail acreditándome. Nada tampoco, todavía estoy esperando me respondan los mails :P. En cuanto al tema de que los lectores pueden entender que ciertas partes de un viaje sean pagos por una empresa, es algo que me gustaría saber, y por eso quería que ustedes puedan opinar.

    Cerdo, a mi no me invitaron, sólo a los medios españoles que están señalados en la entrada. Es una aerolínea que tiene operaciones en ese país, y es lógico.

  6. Jorge,
    En el periodismo (a mi entender) uno ya no confía en un medio, sino en un periodista. Sin querer pecar de inocente yo siento que si sigo un blog es porque me interesa lo que escribe, me gusta y siento que puedo confiar en lo que dice, más allá de que no esté de acuerdo con algo. Desde mi punto de vista, siento que si vos explicaras que tal o cual viaje, fue invitado, uno sbria abstraerse de el interés que eso conlleva.
    Ojo, se supone que la empresa, hotel o línea aérea que te invita tiene que ser consciente del nivel de compromiso que tiene el blog con sus lectores y atenerse a los resultados de la critica del blogger y de sus comentaristas.

  7. Vanina, efectivamente muchos de los que leemos blogs seguimos a una persona o grupo de personas porque tenemos cierta confianza en lo que publican. Pero a la vez, creo que enfatizar el tema de la honestidad / deshonestidad nos saca un poco del foco que me parece más interesa: en qué sistema de relaciones vamos a insertarnos los blogs con respecto a la industria turística. Una de las probables soluciones es que repitamos el esquema de los medios tradicionales a la hora de aceptar viajes pagos por terceros, que cooptan y colonizan buena parte de la experiencia de viaje. Como hemos mencionado aquí, si se avisa al lector de esta eventualidad, este sabrá decidir el grado de confiabilidad que le dará al texto. Pero el problema es que prácticamente nunca los medios le avisan a sus lectores que terceros les han pagado la cobertura, lo cual me parece inaceptable. Entonces, me parece que las opciones se reducen claramente a dos, en el caso de que los blogs se vean lentamente involucrados en esa relación mercado turístico que replica a la de los medios masivos tradicionales: o se rechazan los viajes en tanto no le servirán a nuestros lectores, o se los aceptará pero bajo la condición de dar cuenta de manera muy clara qué partes del viaje han sido pagadas por terceros y bajo qué condiciones -por ejemplo, si además involucra publicidad o algún tipo de patrocinio. Me parece, por lo visto, que la invitación de Jet2 a los blogs españoles cumple con la condición de informar claramente a los lectores de qué cosas han sido pagadas por terceros. Pero también los lectores deben opinar sobre el tema, y dar cuenta de qué tipo de cobertura les gusta recibir cuando leen sobre determinados destinos.

  8. tarde, pero seguro… a mi entender la mayoría de los artículos que se escriben en los diarios han sido invitados por algun patrocinador, que “sutilmente” se encuentra enmarcado en el texto. (Y en el recuadro, donde dice Cómo llegar, Dónde alojarse, etc ;))

    Yo creo que si me auspiciara alguien… mhm… me condicionaría un tanto. Sería GENIAL!la verdad es que si me siento en un asiento de avión que me costó U$500 voy a ver el servicio, la atención, la comida, la higiene… de una manera. Si voy auspiciada por alguna aerolínea: y… convengamos que el no tener costo alguno de alguna manera, al menos a mí, me influenciaría desde el punto de “lo contenta que estoy de no tener que pagarlo” y seguramente hasta la comida del servicio de catering aéreo – que suele ser nefasta – me sabrá como hecha por mí. ;)

    Creo que un SUJETO no puede ser OBJETIVO. Únicamente subjetivo por su condición de tal. Un SUJETO PERIODÍSTA, si viene de la mano de una escuela “seria” (lease BBC, x e.) puedo confiar más. Pero un blogista, creo que pone en la balanza el hecho que ese viaje “puede repetirse en el futuro con otro patrocinador” si escribe “de la manera correcta. Se entiende? Si me invita Aerolíneas Argentinas y luego posteo que fue terrible el vuelo, que la comida tal y los baños x, seguramente pensarás que el día que a American se le ocurra utilizar el mismo medio no-masivo pero más enfocado a su sector de consumo y revise lo escrito en tu experiencia previa… optará por no contar convocarte.

  9. Eso de pensar que “hay que escribir lo correcto” para que te sigan invitando en el futuro es todo un tema en el periodismo. Porque, en ese caso, ya no hay interés periodístico ni en el lector; el principal tema es conservar ese privilegio de viajar gratis.

  10. Estimado Jorge y lectores de blogdeviajes,
    interesante reflexión la vuestra sobre la relación blogs/empresasturisticas,
    para quién no lo sepa yo he sido del que ha planificado para la línea aérea Jet2 el viaje de blogueros, como conocedor del medio blog (por algo escribo en varios) mi intención en todo momento ha sido “presevar el espíritu blog” en la medida de lo posible (evidente que hay agradecimiento por el viaje pero si leéis las entradas, las opiniones son muy muy objetivas), y siempre advertir que los blogueros han ido invitados, pero ojo! no es un viaje al uso organizado: han ido casi por su cuenta y si leéis sus historias no han dudado en calificar un lugar de caro o barato (algo impensable en una revista normal).
    Algunos se han metido hasta en berenjenales políticos (siendo Belfast, es fácil) y han expresado su opinión libremente aunque no sean del agrado de los implicados. Pues bien, esto era lo buscado y creo que se ha conseguido, historias de verdad en primera persona, y con uso de vídeos, fotos etc que ilustran mejor un destino.
    Si los blogs mantienen este estilo directo y objetivo, por mí les pueden (podemos) invitar dónde sea. Contenidos de calidad e información útil. Si hacen lo que los demás medios: publicidad encubierta, historias redaccionales heredadas, etc pues ya no invitaré a bloggers asi de claro.

    Acepto las críticas pero si hay transparencia no veo el problema, o es que pensamos que los periodistas de viajes se pagan ellos de su bolsillo los viajes?

    Un saludo y gracias

  11. Que tema tan interesante (es trasladable a blogs de otras temáticas cuando les ofrecen ser sponsoreados)me gustó tener la palabra de Juan quien ha sido el organizador del viaje a bloggers, nos ha contado sus fundamentos que parecen bastante sensastos. En cuanto a la postura final del blogger, creo que ya ahí la discusión se torna inútil pq la decición es de él.
    Lo digo así: si un blogger como Jorge,en el que confío, nos relata su experiencia d viaje que ha sido pagada por una empresa (y lo aclara)su palabra seguirá siendo efectiva para mi. Y su relato (negativo o positivo) servirá para que yo decida o no elegir ése destino, compañia aérea, hotel, etc.
    sls

  12. Juan, efectivamente los periodistas no se pagan de su bolsillo el viaje, pero deberían ser sus medios los que paguen. Pero al menos en Argentina los medios tampoco pagan los viajes, lo hacen terceros, y no le avisan de ese detalle a sus lectores. Pero en este caso está claramente avisado, creo que los lectores sabrán decidir, y es un poco lo que buscamos alentar en este blog. Mi opinión está clara en la entrada, ahora que opinen los demás :).

  13. Muy interesante la noticia original, tus comentarios, Jorge, y los de los lectores del blog. Tengo la ventaja (o desventaja) de entrar en el debate cuando ya se han dicho muchas cosas interesantes.

    Por un lado, me parece que hay un acuerdo unánime en no ver nada de antiético en una propuesta transparente como la de Jet2. Felicidades por ir con la verdad por delante, que es lo mínimo que se pide en esta 2.0 de tanta publicidad camuflada.

    Por otro lado, el cuestionamiento de Jorge , que comparto, es saber qué van a pensar los lectores de nuestros blogs de esta forma que desvirtúa ligeramente aquella forma de viajar “igual que los otros”. En el momento en el que el bloguero entra en una promoción de ese tipo, ya está adoptando un modelo de viaje diferente del del común de los viajeros.

    En cualquier caso, y como señaló VB, se trata de generar confianza en el lector. Si Jorge – por citar un ejemplo muy válido – nos dice mañana que se va a Nueva York con el billete pagado por Aerolíneas y que a la vuelta nos va a contar, sin compromisos de ningún tipo, su opinión sobre el servicio ofrecido por la compañía, le vamos a otorgar una credibilidad bastante diferente de la que daríamos a un bloguero que no conocemos y que hace la misma cobertura informativa. El que ya ha establecido una reputación de integridad, creo que no la pone en cuestión sumándose a iniciativas de ese tipo. El que no se ha forjado todavía esa reputación, va a tener que luchar un poco más para llegar ahí.

Los comentarios están cerrados