Algunas horas atrás, me escribió Juan Antonio Rodríguez Gamero, que se desempeña en la parte de marketing y ventas de la línea de bajo costo Jet2, y que además mantiene el blog Rumorismo. La novedad: habían invitado a cuatro blogs sobre viajes en España (Diario del Viajero, Locura Viajes, Bajo Coste y ViajesDestinos) a visitar Leeds y Belfast, con pasajes pagos por la empresa. Eso se complementaba con el alojamiento provisto por las direcciones de turismo de esas ciudades, y eventualmente algunas actividades extra. Dice Juan Antonio en su blog:

Muchos os preguntaréis si esto no va en contra de la presupuesta “objetividad” y “fiabilidad” de los micro-medios, pues bien, quiero decir que hemos dejado a los bloggers libertad absoluta de acción y opinión en sus viajes a Leeds y Belfast, y se les ha pedido también que no oculten (incluso que lo adviertan) que han ido invitados por Jet2.com

En su momento, he opinado en este blog sobre el tema de los viajes pagos que los operadores turísticos suelen regalar a los medios con el fin de cooptar su agenda. Cito lo que escribía casi un año atrás:

A mi gusto, el principal inconveniente es simple: cuando una empresa nos paga un viaje a un destino determinado, planifica todo el viaje por nosotros. Y, para un blogger, esto causa un impacto demoledor: la experiencia de ese viaje les servirá de poco a nuestros lectores. ¿Por qué? Porque justamente lo que nos conecta a quienes escribimos estos blogs con ustedes, los que nos leen, es esa igualdad a la hora de concebir la experiencia del viaje. Esta no se limita únicamente a “estar” en el lugar. Implica todo el proceso previo: pensar a que lugar ir, planificar la compra de pasajes y reserva de hoteles, calcular el presupuesto, navegar por Internet para encontrar la información adecuada, recorrer el lugar por nuestros propios medios, y charlar con quien tengamos ganas.

Pero a la vez, es imposible no tener cierto realismo en este esquema de invitaciones, y pensar, en tanto periodista, que hay peores y mejores esquemas. Que una aerolínea te pague el viaje y te brinde libertad de acción compromete, desde ya, el juicio que puedas tener sobre esa firma. Pero al menos te brinda libertad en otros sentidos, como escribir cosas interesantes y no marketineras sobre el destino visitado -aunque que te lleven a un destino que quieren promocionar dice bastante del interés de la aerolínea, por cierto. Una parte interesante de tu experiencia de viaje, como es la búsqueda de pasajes, ya no estará presente para tus lectores, pero al menos otra parte sí. En cambio, en los viajes que se encuentran por completo organizados, desde el transporte al alojamiento y los tours, mantengo lo mismo: le sirven de poco al lector, en tanto no se parecen en lo más mínimo a su experiencia de viaje. Lo único que ponen en escena es la desigualdad de periodista y lector; uno accede de manera gratuita y organizada a algo que otro deberá pagar y organizar. Demasiada diferencia.

Por el lado del marketing, hay que reconocer que Jet2 ha aprovechado una interesante ventana de oportunidades; al costo de los pasajes, ha logrado tener publicidad en varios de los blogs más leídos en España -y hasta lo mencionamos aquí, en un blog cuyo 20% de los lectores proviene de suelo español. No podría haber hecho algo similar en un medio tradicional, que cuenta con departamentos comerciales que viven de comisiones, y que hubieran presionado además por obtener publicidad. En ese sentido, y desde el punto de vista del presupuesto, es una buena idea. Sobre todo, porque no va a ser tan fácil repetirla. Para quienes quieran hacer algo similar, no faltarán los blogs que comenzarán a buscar sacar mayor rédito de la situación y, al igual que los medios tradicionales, pedir publicidad además de pasajes. En ese punto, ya estaremos en un punto peligroso para la credibilidad de muchos blogs.

Sé que muchos plantean que, si se informa de manera honesta a los lectores sobre las limitaciones de una cobertura de un destino -por ejemplo, un disclaimer de “la aerolínea XXX pagó el viaje” o “el hotel XXX nos alojó de manera gratuita”- los lectores sabrán leer la entrada desde una perspectiva distinta. Desde ya, los auspicios y publicidades deben ser revelados de manera pública. Pero a la vez, sigo pensando en que hay ciertas cosas que los blogs sobre viajes recuperaban para el terreno turístico: el valor de la experiencia del viajero. Si perdemos eso, no culparía a los lectores de meternos en la misma bolsa que muchos medios tradicionales.

Por cierto, y antes que alguien lea esta entrada de manera sesgada: no estoy abriendo juicio sobre ninguno de los blogs invitados al viaje de Jet2. Todos ellos hace tiempo vienen trabajando en el mismo tema que este sitio, y a todos ellos los leo y respeto. Cada quien tiene su política, y eso también es parte de la libertad de construir un blog. Este texto es, en cierta medida, casi un borrador de discusión sobre las relaciones entre empresas de viaje y blogs. Y desde ya, me encantaría conocer la opinión de todos ustedes sobre el tema, y si les parece bien que un tercero pague viajes de medios de comunicación y blogs; también, porque tiene que ver con las cosas que ustedes buscan en una nota sobre un destino turístico. Y perdón por un texto tan largo :).

Anuncios