En septiembre del año pasado, publiqué una entrada llamada Turismo e inseguridad en Bolivia. Allí contaba como un país que siempre recomendé visitar por hermoso y seguro tenía también sus problemas. Se trata de Bolivia, que visité cinco veces entre 1999 y 2005, que fue la última ocasión en que estuve allí. La mayor parte de los relatos de problemas de los turistas provienen de la ciudad de La Paz. En los comentarios de aquella entrada aparecieron opiniones de todo tipo, desde quienes decían que efectivamente había que andar con cuidado hasta quienes daban cuenta que Bolivia seguía siendo un país muy seguro -y no creo que haya muchas dudas que es bastante menos peligroso que la mayor parte de las naciones latinoamericanas. Pero en esa entrada una turista suiza, Rosio, mencionó que había sido secuestrada por algunas horas y robada en La Paz. Me interesó particularmente el caso, y le envié a Rosio un cuestionario por correo electrónico, que ella contestó con mucha amabilidad. Aclaración importante: creo que conocer este tipo de cosas es útil para evitar tener problemas. Si cualquiera me lo pregunta, sigo recomendando sin ninguna duda visitar Bolivia. Pero como en cualquier otro lugar, es importante tomar precauciones. Los dejo con la entrevista. El castellano de Rosio es muy bueno, pero pueden existir algunos errores. Hice varias correcciones, pero seguramente se me escaparon varias tildes aquí y allá. Como siempre, pueden dejar sus comentarios, agregar información o puntualizar detalles sobre el tema.