Como muchos otros países, Argentina cuenta con un sistema de ventas “Tax Free”, por el cual se devuelve a los turistas extranjeros lo que se les cobra por impuestos a las ventas. Al menos en Argentina el sistema es operado por la compañía Global Refund. Las devoluciones se hacen sobre las compras hechas en comercios adheridos. A través de él, las ventas crecieron un 32% en 2005 y un 64% en 2006. Ahora bien, en el primer trimestre de 2007 los turistas extranjeros gastaron en Argentina 920 millones de dólares, un 35% más que en el mismo período de 2006. Y a pesar de ese crecimiento, las ventas a través de Global Refund sólo subieron un 3%.

¿Explicaciones? Los costos de los productos en Argentina ya son muy similares a los de otros países, lo que marca la tendencia al progresivo encarecimiento de los valores locales, vía la inflación y el virtual congelamiento del valor del dólar, que ha crecido muy poco en los dos últimos años. El turista pagó más por hoteles y restaurantes por el tema de la inflación, pero sólo compra productos como cueros, ropa, etc -que son los que se comercializan en el sistema de Tax Free- únicamente si tiene una buena diferencia con respecto a su país.

Algunos datos más: en la primera mitad del año llegaron a Argentina 1.150.000 turistas. De lo gastado vía Tax Free, el 36% le corresponde a brasileños, uruguayos y chilenos. Pero por ticket, quienes más gastaron fueron los estadounidenses, con 609 dólares promedio. Los datos están tomados de una nota publicada este domingo en el suplemento iEco, del diario argentino Clarín, que por desgracia no está disponible en la página Web del medio. Veré de subirla más tarde, aunque sea una foto.

Sobre el tema del encarecimiento de los costos para el turismo en Argentina, se puede ver Argentina: el turismo, causas, efectos y una historia simple en este blog.

Anuncios