Desde hace años que Venecia es famosa por dos cosas: sus canales y los espeluznantes precios que les cobran a los turistas por cualquier cosa. Como vendrá la mano que el diario inglés The Times le dedicó una nota al tema, donde cuentan como el creador de los jeans Diesel se encontró con un par de cargos sorprendentes en su cuenta en el café Florian. Allí no sólo les cobraron 22 euros por dos spritzer (aguas carbonatadas). También le facturaron 5,80 euros persona por “entretenimiento musical”, ya que en ese café toca una orquesta de manera permanente. Como estaba con su familia, al final eso le costó 29 euros suplementarios en la cuenta.

Claro, pensarán algunos de ustedes, que si alguien va a Venecia y los cafés cobran muy caro, siempre se puede llevar una vianda para comer en la zona de la plaza San Marcos. Error: no está permitido. Empleadas del gobierno local se ocupan de “persuadir” a los turistas a cometer semejante sacrilegio; y en caso de que se sientan convencidos, les aplicarán una multa de 25 euros vía la policía. Absolutamente impresionante. Y eso que ya he escuchado muchas historias sobre como persuadir a los turistas para que gasten más…

La nota de The Times se puede leer en este enlace . La referencia a la nota la vi originalmente en el blog de Tim Leffel, donde además se encuentra un buen consejo para no gastar tanto: a la hora de comer, hay que alejarse de la zona más céntrica de Venecia. De otra manera, se irán con los bolsillos vacíos.

Anuncios