Tardé en enterarme, pero igual no deja de sorprenderme: hace algo más de una semana hubo una marcha en Tilcara, provincia de Jujuy, Argentina, para pedir que UNESCO retire a la Quebrada de Humahuaca de la lista de sitios que forman parte del patrimonio histórico de la humanidad. La razón es que tras ese distinción se ha estimulado un gran desarrollo de la actividad turística, que ha incluido el desalojo de pobladores originarios de la zona para llevar a cabo proyectos hoteleros, en particular en Tilcara.

Me consta que los mismos funcionarios de UNESCO están muy preocupados por lo que está pasando en la Quebrada de Humahuaca, que es un ejemplo de lo conflictivo que puede ser el mercado turístico. Yo sé que la mayor parte del campo prefiere seguir mirando para otro lado, pero ya es hora de debatir y concretar un plan de gestión de la actividad turística en la Quebrada de Humahuaca. Que, en buena parte, implica limitar desarrollos de ese tipo, y crear estrategias para que quienes más se beneficien sean justamente quienes siempre han vivido allí.

Lo vi en The Tilcallrajta Herald. Si alguien tiene más información, que avise en los comentarios.

Anuncios