Si hay un sector que se especializa en tener grandes y prolongados conflictos, ese es el de la minería. El impacto ambiental de ese tipo de explotaciones suele ser tan perjudicial que, con mucha razón, los habitantes locales o cercanos a la explotación minera se suelen oponer a ellas de una manera férrea. Sólo el colaboraciones del poder político en América Latina, que muchas veces está muy interesado en negociar con las grandes empresas, ha logrado imponer la viabilidad de ciertos proyectos. Frente a ello, a los ciudadanos no les queda más que hacer todo el ruido posible, a pesar de no contar por lo general con la colaboración de los grandes medios, que suelen mirar para otro lado. Las mineras en cambio si saben hacia donde apuntar; por ejemplo, hace poco Barrick, una de las firmas más grandes del sector, invitó a Mendoza, Argentina, a más de 40 periodistas locales. Y fueron, claro.

¿A qué viene todo esto? A que la semana pasada entrevisté para Global Voices a Luis Claps, que desde hace varios años mantiene Oro Sucio, un blog que sigue todo el tema de las explotaciones mineras en América Latina. Con mucha información sobre conflictos de los que apenas tenemos referencias, se puede acceder a una parte vedada de la agenda de los medios y los gobiernos de la región. Pueden leer la entrevista en este enlace (en español) y en este enlace (en inglés). De yapa, hay referencias a muchos blogs y sitios sostenidos por los pobladores de muchos lugares de América Latina y que pelean para evitar que destruyan su medio ambiente y su vida.

Por cierto, Luis fue además uno de mis alumnos en la Universidad de Buenos Aires, y no deja ser reconfortante ver como usa su formación como Licenciado en Ciencias de la Comunicación para llevar adelante un emprendimiento tan valioso como Oro Sucio. Por cierto, de la nota sobre el viaje pago de Barrick a los periodistas, que publicó el sitio de periodismo independiente La Vaca, me enteré vía Del Medio Recargado.

Anuncios