Desde hace varios meses, Tony Gálvez viene siguiendo con mucha atención el tema de la crisis aérea en Brasil, con particular atención en la situación del aeropuerto de Congonhas. Tienen una cronología de lo que publicó en este enlace. Es interesante leer lo publicado, porque va a servir como un buen antídoto para lo que viene: que las autoridades brasileñas se laven las manos por el accidente que ayer en Congonhas dejó decenas de muertos -al momento de escribir esta entrada, ya habían recuperado 90 cuerpos. De hecho, hoy escuché en varios medios que la razón del accidente podría haber sido “una falla humana del piloto”. Varios de ellos ni mencionaron el tema de la pista de aterrizaje de este aeropuerto, que no estaba terminada.

La situación de Brasil debería ser el alerta final para la crítica situación del espacio aéreo argentino -sobre las similitudes de las crisis aéreas en ambos países ya escribí en Brasil y Argentina, espacios aereos en conflicto. Ahora seguramente habrá muchas declaraciones de las autoridades a cargo de esas áreas, los medios cubrirán la tragedia, y en una semana todo el mundo estará en otra cosa.

Anuncios