Terminada la votación de las 7 maravillas, han llegado dos maravillosas novedades desde Cusco y Machu Picchu. La primera era obvia: van a aumentar el precio de la entrada a la ciudadela inca para protegerla del “aluvión turístico” que se produciría tras la elección. En la actualidad el precio de la entrada es de 38 dólares más los altísimos costos de los trenes. Los nuevos maravillosos valores todavía no han sido fijados. Sobre una cobertura general de Cusco ya escribí en una vieja entrada de este blog; sobre el posicionamiento de Cusco como destino exclusivo, en este enlace.

La segunda novedad tampoco es buena para quienes van con la mochila. En los últimos tiempos, mucha gente comenzó a llegar hasta Machu Picchu por la ruta de Santa Teresa, con el fin de evitar pagar los altos costos del monopolio ferroviario. Ahora el usuario Mvilaxa cuenta en los foros de este blog acerca de la instalación de una maravillosa casilla de control en ese camino para cobrar la entrada a los turistas. Al parecer la revisión por ahora no es exhaustiva y se puede llegar a pasar, pero si los precios del acceso se incrementan gracias al concurso de las 7 maravillas, seguramente se hará más complicado pasar sin pagar los costos de ingreso.

Ya ven, se trata de noticias maravillosas. Preparen sus maravillosas billeteras, porque como hace rato venimos planteando en este blog, Cusco va camino a convertirse en un destino exclusivo para turistas con altos ingresos. En ese marco, la votación de las 7 maravillas es una maravillosa excusa para acelerar ese proceso.

Actualización: más información en La República (Perú); Clarín (Argentina); Reuters América Latina; y El País (España).

Anuncios