Desde 1950 hasta la actualidad, los datos generales sobre turismo internacional han sido casi siempre muy buenos. El año de arranque no es antojadizo; desde 1950 hay mediciones al respecto. En áquel momento, hubo 25 millones de viajeros. El año pasado esa cifra llegó a 800 millones. Es interesante ver como, a pesar de las recesiones y problemas económicos que existieron en los últimos 57 años, el sector turístico ha sido capaz de sobreponerse rápidamente y seguir creciendo.

Pero también hay una serie de lecciones para aprender en este recorrido. La más importante es que el desarrollo del mercado turístico está muy atado a circunstancias externas o que van más allá de los ciclos económicos. El caso más evidente fueron los atentados en New York en 2001, que lograron que ese año la cantidad de turistas internacionales cayera por primera vez en décadas. El impacto se extendió a todo 2002, cuando el crecimiento fue realmente modesto. Y si nos concentramos únicamente en América del Norte, veremos que esa zona del mundo es de las pocas que no ha mostrado un fuerte crecimiento en los últimos años. Las razones son el endurecimiento de las condiciones para ingresar a Estados Unidos, que seis años después de los atentados sigue sin lograr recuperar la cantidad previa de llegadas de turistas internacionales.

La actual fase expansiva de la economía internacional, que al menos a corto plazo no parece estar en riesgo, ha impulsado el crecimiento del turismo en los últimos años, y ha permitido recuperar rápidamente (y luego superar) los niveles previos a 2001. Pero el crecimiento no es parejo en todo el mundo. Los países del área Pacífico de Asia son los que muestran las mejores cifras, en particular China, que parece llamado a convertirse en el país más visitado del mundo en una década -en la actualidad el país con más turistas internacionales es Francia, y la región más visitada es Europa.

Si miramos los números que se dieron en el primer trimestre de este año, 2007 volverá a marcar un año de interesante crecimiento. La Organización Mundial del Turismo (OMT) confía que la cantidad de viajeros internacionales crezca al menos un 4%. Las grandes dudas aparecen más en el mediano y largo plazo, en particular en relación al tema de crisis del petróleo que tarde o temprano deberemos enfrentar, tema del que hablamos la semana pasada.

Anuncios