Siete afirmaciones

1 – Nadie sabe muy bien donde irá el dinero recaudado
2 – No queda nada claro porqué se usaron los SMS como medio de votación pago, algo que favorece a aquellos países donde los ciudadanos pueden pagar por votar.
3 – No es un emprendimiento apoyado por UNESCO ni por ningún organismo competente en el tema patrimonio.
4 – Convierte lo que debería ser un proceso de evaluación del patrimonio en una compulsa nacionalista, que involucra dinero público usado en campañas de promoción.
5 – Promociona lugares que ya son muy conocidos.
6 – No sirve para promocionar el patrimonio histórico de la humanidad que realmente está en peligro.
7 – Exhibe una discutible clasificación, en donde se mezclan y confunden lugares con enormes diferencias entre sí.

Obviamente, hablo del tema de la elección de las Siete Maravillas. Además de que UNESCO ya ha dejado en claro que no tiene nada que ver con el concurso, ya hay muchos que dudan sobre el destino del dinero. Ni qué decir sobre quién fiscalizará la recaudación; no se sabe que ninguna institución independiente esté realizando tal trabajo. Al respecto, pueden leer este artículo publicado en Noticiasdot.com: La UNESCO descalifica la elección online de las Siete Maravillas y expertos se preguntan donde irá el dinero recaudado.. Y sobre las campañas de los políticos, pueden ver esta nota de El Universal de Venezuela. El evento de presentación de las “Siete maravillas” parece que costará bastante, por lo que cuentan en esa nota. Pero seguro que ese dinero no saldrá de la recaudación de este evento, ¿no? Porque supongo todo lo recaudado será usado en restaurar el patrimonio de la humanidad… Por cierto, en algunos casos se estima que la sobrepromoción de algunos de los lugares que aparecerén entre las siete maravillas, antes que ayudarlos, les causará un mayor deterioro, como sería el caso de Chichén-Itzá.

Hoy, los políticos saldrán desesperados a pedir los votos para ciertos lugares. Mañana, un montón de medios saldrán felices (o no, depende del país) con esta nota de color (Gracias José por el aviso del artículo en Noticiasdot.com).

Sobre este tema (del cual espero no escribir nunca más, claro) ya hablé varias veces antes. Ver

Una lista de las otras maravillas
Dinero, votos y maravillas
Segun El Pais, UNESCO auspicia el concurso de las nuevas 7 maravillas
7 nuevas maravillas: la patria y los negocios

Anuncios

10 comentarios sobre “Siete afirmaciones

  1. Realmente es una pena que funcionen asi las cosas

  2. No creo que las críticas que has escrito sean completamente razonables.

    Por ejemplo: ¿acaso debemos desscartar algo solo porque ya existe? Es decir que si realizamos un concurso de gaseosas vamos a descartar poner sobre la mesa a Pepsi, Fanta, coca? Absurdo, sinceramente absurdo.

    En mi sitio escribi un poco de esto tbm.

  3. Demstudio, me encantaría contestarte, pero buena parte de lo que escribiste es francamente incomprensible. No entiendo que quieres decir. ¿Podrías señalar, por ejemplo, que parte de “no se sabe donde irá el dinero” no es “razonable? ¿Podrías indicarnos que institución independiente auditó los ingresos de este emprendimiento comercial?

    Y si estás buscando algo absurdo, podrías comenzar por tu comparación entre el patrimonio mundial de la humanidad y las marcas de gaseosas :).

  4. Comienzo principalmente a criticar el lado comercial que no reconoces de todo este asunto. Es un concurso privado, con participación mundial, es decir liberal y meramente comercial.

    Si lo que deseamos es que un organismo como UNESCO decida por el público no me parece nada mal, pero no es la opinión de la gente. Es un concurso privado, con fines comerciales, tenga valor o no para los profesionales en el tema, para la gente las maravillas del mundo son estas nuevas siete.

    No sé si se comprende mi punto. Es meramente comercial. Ellos han logrado que el mercado actúe, y no como lo han hecho siempre a puerta cerrada, y luego ofrecer resultado final.

    Para cerrar, deben exisitir ambas partes: Unesco y el público. Unesco por razones técnicas decidirá, y el público por razones comerciales y personales también decidirá. Pero para el público lo que vale es haber participado.

    Mi punto de vista es comercial.

  5. UNESCO es un organismo de Naciones Unidas, que representa a todos o casi todos los países. Si es por representatividad, su legitimidad estaba mucho más fundada que los organizadores de este evento. Desde ya Naciones Unidas tiene muchos defectos -como que buena parte de los países que la componen no eligen sus autoridades de manera democrática. De todos modos, es bueno que reconozcas el carácter meramente comercial de todo esto. Lo que no entiendo es todo ese discurso de “la gente eligió”. Vamos, tampoco hay que ser tan ingenuos; revestir a todo emprendimiento comercial de un barniz “democrático” no resiste el menor análisis…

  6. “Es un concurso privado, con fines comerciales”. Sí, en el que se ha malgastado dinero público con el argumento de que “ayudaría a dar a conocer las maravillas ganadoras” (si el Cristo Redentor de Río o Machu Pichu necesitan divulgación también lo hacen las novelas de la JK Rowling o la Coca-Cola), y que “se crearían centenares de miles de empleos” (250.000, dicen para el caso de Brasil sin explicar cómo han llegado a esas cifras disparatadas). Iniciativas privadas en las que el poder público invierte dinero de todos los ciudadanos. El sueño del post-neoliberal.

    Yo tampoco veo la parte de “no razonable” de esas críticas.

    En cuanto a lo de “democrático”, ya vi por ahí más de un blog que describió la elección con ese mismo adjetivo. Me aterra pensar que pueda haber otra interpretación de lo que es la democracia tan divergente de la aceptada por la mayoría de las personas.

Los comentarios están cerrados