Al final, hay paz: Starbucks y el gobierno de Etiopía llegaron a un acuerdo, por el cual la compañía dejará de bloquear los intentos del país africano por registrar las marcas para sus cafés Harar, Sidamo y Yirgacheffe. A cambio, la firma estadounidense podrá comercializar estas variedades por cinco años en Estados Unidos sin pagar derechos. O sea, por ahora los agricultores no recibirán más dinero, pero se espera que en el mediano plazo si puedan hacerlo.

Más información en BBC Mundo.

Anuncios