Cada manaña me despierto con la televisión en un canal de noticias. Es mi despertador y a la vez me da algunos datos importantes del día, como la temperatura y los titulares. Y hoy, todavía casi dormido, escuché una noticia que me llamó la atención: que en 2008 los argentinos podrían volver a entrar a Estados Unidos sin visa. No entendí nada. Hace pocas semanas escribía sobre la caída en la cantidad de turistas internacionales que arribaron a Estados Unidos debido al endurecimiento de las condiciones de otorgamiento de visas. Incluso sobre un proyecto que podría establecer que aquellos que pueden ingresar sin visa, en su mayoría ciudadanos europeos, deban completar en el futuro cercano un formulario electrónico en Internet 48 horas antes de viajar hacia suelo estadounidense.

Desde ya, me dediqué a rastrear las noticias. En los noticieros de televisión la noticia apenas si era desarrollada, y los títulos eran muy optimistas: “A partir de enero de 2008 los argentinos volverían a viajar a Estados Unidos sin visa”. Por ello, para tener una mejor idea del tema, nada mejor que rastrear en Internet. Quienes publican la novedad son casi en exclusividad medios de Argentina, que dan cuenta de una decisión del Senado estadounidense que extiende la posibilidad de agregar a los países que integran el programa Waiver, por el cual los ciudadanos de una lista de países ingresan a ese país sin necesidad de visa previa. Los países que pueden agregarse deben estar incluidos en un listado de naciones que el Departamento de Estado considera que ayudan en “la lucha contra el terrorismo”. De esos 19, 9 cumplen con el requisito básico de tener menos del 10% de personas rechazadas a la hora de pedir visado; son Argentina, Chipre, República Checa, Estonia, Malta, Grecia, Israel, Corea del Sur y Taiwán.

Ahora, cuando se comienza a profundizar un poco el tema, se encuentra que tanto optimismo en llos noticieros televisivos no tiene tanta razón de ser. Si bien es cierto que Argentina calificaría para el programa, hay una serie de exigencias importantes de cumplir. El más importante es que el pasaporte argentino deberá ser biométrico, como son los que se expiden en la actualidad en la Unión Europea. O sea, contener un chip que almacena información sobre el portador del pasaporte, como su huella digital y un escaneo de su iris. También habrá que compartir datos sobre viajeros con Estados Unidos y establecer normas conjuntas para el intercambio de esa información. Desde ya, todas problemáticas muy relevantes por su relación con la privacidad y la protección de la información personal.

Suena bastante complicado que todo eso se haga de aquí a enero de 2008. Hay que cambiar normas de seguridad del pasaporte local -que ya había cambiado allá por 1994 por exigencias de Estados Unidos para ingresar en el programa Waiver, en el que Argentina estuvo entre 1996 a 2002. Así que por ahora, si quieren viajar para Estados Unidos, sigan con los procedimientos que existen en la actualidad: pedir cita para la visa, pagar 15 dólares por la comunicación telefónica, más 100 dólares para la entrevistas, más 8 dólares por el envío del pasaporte visado a su domicilio.

Más información sobre el tema:

Los argentinos podrían volver a viajar sin visa a Estados Unidos (Clarín)
Los argentinos que viajen a los EEUU aún precisan visa (Infobae)
Datos sobre los pasaportes biométricos (Wikipedia)

Anuncios