De acuerdo a que se publica hoy en NoticiasDot.com, la página web del emprendimiento comercial sobre las “nuevas 7 maravillas” del mundo ya registró 45 millones de votos, y es “una de las más visitadas del mundo”. Este último dato no es certificado por ninguna organización independiente, y todo periodista debería tomar con pinzas algo que viene de la empresa interesada. No se trata, claro, de un dato inocente y objetivo; más bien, es algo a chequear. Sorprende además el pésimo trabajo que buena parte del periodismo está haciendo con este certamen; al menos, en la prensa en inglés, se suelen citar opiniones negativas sobre este tema, como se puede ver en este cable de AFP. Por este lado del mundo incluso hay medios de comunicación que llaman abiertamente a votar. Por lo que leí en NoticiasDot.com, se dice que el dinero ganado será usado para “apoyar” emprendimientos destinados a mantener los sitios elegidos, pero no queda nada claro que tipo de organización independiente garantizará que todo o al menos una parte sustancial de las ganancias sea usado con ese fin. Ni que decir que pasará con el resto de los sitios que UNESCO ha marcado como patrimonio de la humanidad, y que son más de 830. ¿Por qué sólo concentrarse en siete? ¿Acaso porque han pagado para votar en un evento? No suena muy serio, realmente.

Ahora bien: ya hemos hablado en este blog sobre este emprendimiento comercial, que moviliza el “orgullo nacional” en muchas naciones para justificar el cobro de votos para cada una de los sitios propuestas para participar de las “nuevas 7 maravillas”. No deja ser notable que se presente este tema casi como un evento científico, cuando no es más que una propuesta de marketing, y que recauda dinero vía los votos por teléfono y los votos extra que una persona deje por Internet. Ni siquiera tiene el apoyo de UNESCO o de alguna organización relevante.

¿No es hora que los periodistas se concentren en contrastar fuentes y datos en este tema? ¿Que la cobertura de “las nuevas 7 maravillas”, lejos de ser sólo la difusión de un evento comercial, también debería dar lugar a las voces críticas? Los blogs, por desgracia, no salen demasiado bien parados tampoco; me he cansado de ver sitios donde pegan gacetillas, donde asumen como verdadero todo lo que dicen desde la organización, y desde donde se llama a votar, sin tener en cuenta que están alentando un negocio privado y no un evento relevante sobre el patrimonio. Y si realmente es tan relevante, que alguien me explique cuáles son los criterios históricos, de patrimonio y de arquitectura que justifican que tanto Machu Picchu, Angkor Wat o Chichén Itzá pueden ser colocados al mismo nivel que la Estatua de la Libertad o el Cristo Corcovado.

Más sobre este tema en este blog: Segun El Pais, UNESCO auspicia el concurso de las nuevas 7 maravillas y 7 nuevas maravillas: la patria y los negocios.

Anuncios