El diario español El País le dedica hoy una nota al tema de los robos de maletas en los aeropuertos españoles, lo que incluye el hecho de que no desaparezca el equipaje completo sino sólo algunos objetos. El problema: al no tener pruebas el pasajero de donde se ha producido el robo, no le aceptan la denuncia. De terror.

Uno de los párrafos me llamó mucho la atención:

Fuentes de las compañías aéreas reconocen que se suceden, de vez en cuando, discretos despidos de empleados deshonestos, y argumentan que los aeropuertos cuentan con una cada vez mayor proporción de trabajadores temporales, por lo cual es difícil tener garantías de fidelidad a la empresa que los contrata.

Ahora nos van a decir que la culpa de los robos es de la flexibilización laboral…

La nota completa en este enlace (gracias José por el enlace).

Anuncios