Brasil y Argentina, espacios aereos en conflicto

En las últimas semanas, tanto Argentina como Brasil han pasado por momentos muy complicados en cuanto al ordenamiento de su espacio aéreo. Los problemas se deben sobre todo al colapso de la infraestructura dedicada a controlar los vuelos, sobre todo en cuanto a los radares. Las consecuencias son muy graves: la seguridad de los vuelos en ambos países está seriamente cuestionada. En ambos casos, el control estaba en manos de los militares, aunque esto ya está cambiando en Argentina -donde el espacio aéreo será manejado por una institución civil- y probablemente haya novedades en Brasil en no mucho tiempo. Tony Gálvez ha seguido en su blog los problemas en Brasil. Pero quería dedicar esta entrada a marcar algunas diferencias con lo que está pasando en Argentina.

En Brasil, buena parte de los problemas se han dado por el crecimiento enorme de la cantidad de vuelos, en buena parte gracias al éxito de empresas como Gol y Bra. Frente a ello, el Estado no ha dado una respuesta adecuada, y no ha modernizado la infraestructura tanto en los mismos aeropuertos como en la seguridad. Pero la crisis en Argentina, en cuanto a la seguridad, se da a pesar de que la oferta de vuelos de cabotaje ha crecido mucho menos que la demanda. De hecho, es uno de los problemas más serios que enfrenta el mercado turístico local: la baja oferta de vuelos a muchos destinos en Argentina, lo que está causando problemas muy serios en destinos como Ushuaia, que dependen enteramente de los vuelos. La pregunta, claro, es qué habría pasado si el mercado aéreo argentino hubiera crecido al mismo ritmo que el resto de la economía. Probablemente tendríamos una situación aún más complicado que la de Brasil.

La situación en ambos países, de todos modos, no es un producto de una coyuntura; es parte de un proceso de deterioro bastante largo. Y que no va a poder ser revertido rápidamente, por más que se compren radares nuevos. Las dificultades, justamente, se deben a la incapacidad evidente de quienes hasta ahora han manejado el espacio aéreo de ambas países. Es hora de cambiar, pero no podemos esperar que las mejoras lleguen rápidamente. Incluso si las cosas se hacen de manera seria, tardaremos de dos a tres años en normalizar la situación. No dejan de ser malas noticias para el mercado turístico de Argentina y Brasil, que no puede acompañar el crecimiento del turismo , y que incluso le puede poner un claro freno a la inversión en otras áreas, como hoteles y otros emprendimientos. En el fondo, no habrá una mejora del mercado de viajes si el Estado y los privados no invierten en infraestructura. Algo que seguramente aprenderemos, de malas maneras, en próximos años.

Anuncios

4 comentarios sobre “Brasil y Argentina, espacios aereos en conflicto

  1. En Brasil en los tres últimos años se comienzan a hacer inversiones en infraestructuras vinculadas a los intereses de empresarios turísticos (españoles y portugueses, principalmente). El mejor ejemplo es el espantoso puente que se está acabando de construir en Natal y que va a permitir que el turismo de resorts arrase una parte relativamente preservada del litoral del Río Grande do Norte. En Pernambuco un grupo hotelero español vinculó la construcción de un nuevo megarresort a la mejora de la carretera que lleva hasta él.

    Triste sino el de los brasileños, que dependen de los esfuerzos “desinteresados” del capital que viene de fuera para mejorar un poquitín sus infraestructuras. De esta manera, se va avanzando en la construcción de un país “aceptable” para los extranjeros (relativamente fácil, solo hay que garantizar el acceso del aeropuerto al hotel) y en estado de profundo abandono para el resto de su población.

  2. Ese tipo de inversiones suele darse rápido. Pero aquellas que por su importancia tienen que esperar la participación del Estado suelen ser más lentas, si es que alguna vez se hacen. Y por otro, es cierto que siempre es bastante discutible que deba subvencionarse o usarse dinero en la promoción del turismo cuando hay necesidades básicas de la población que se deben solucionar, como la provisión de agua o servicios sanitarios básicos.

  3. Tony…. y la Argentina que? BsAs no es una gran ciudad cometica y escenario “aceptable” de la Argentina para extranjeros? No esta SIN inversiones de ningun lado – ni del Estado, que ustedes dos a los gritos dicen que tienen taaaanta plata, pq la economia crecio “taaaaanto” y SIN mantenimiento siquiera de su infra estructura para ss propios habitantes??? – basta con andar en subte…. subte! no es cosa de turista el subte!!!

    Pobre povo brasileiro… pobre gente de San Pablo cuando viene a BsAs y tiene que tomar… EL SUBTE! O un taxi que te estafa desde Ezeiza… o un colectivo de recorrido eterno del monopolio de Tienda Leon… o el 86!!!

    Y crece la Argentina. Crisis aerea a pesar de todos los PAROS aereos que hay, SOLAMENTE la Argentina es capaz de tener!

  4. Carla, no entiendo tu planteo; tampoco hemos planteado aquí que el Estado tenga “tantaaaaaa plata”. Cuando se quiere conversar, se puede plantear las cosas de buena manera, sin necesidad de atacar a nadie. De todos modos, mucho no comprendí. Parece que Buenos Aires es una ciudad cosmética sólo para turistas, pero en ese caso no entiendo que tiene que ver con lo que plantea Tony, que sólo habla sobre Brasil…

Los comentarios están cerrados