Cuenta Nick, de Budget Globetrotting, que en Slashdot alguien preguntó si convenía llevar una notebook a un viaje de un año como mochilero. Nick responde de manera muy directa: NO. El tema, claro, es el riesgo de ser robado. En muchos lugares del mundo una notebook es un bien casi imposible de conseguir, o que se paga bien en el mercado negro. Pero también hay otras razones.

En mi reciente viaje a Perú, cargué la notebook, pero no la llevé conmigo a los viajes por Huancayo, Huancavelica y Chachapoyas; se quedó en Lima, donde estaba segura. Por un lado, estaba el temor del robo. Pero por otro se encontraba el tema de la conectividad; sin acceso a Internet, una notebook pierde para mí mucho de su atractivo. Si es para tipear textos o no olvidar cosas, me alcanza con mi handheld, una Palm TX que si cargué de aquí para allá. En su entrada, Nick propone que una handheld o un celular, en particular los que más funcionalidades tienen, pueden ser un reemplazo razonable de una computadora portátil. Diría que sí, pero en lugares donde hay una conectividad inalámbrica pobre o inexistente. Si hay WiFi, van a extrañar su notebook.

Lo que la mayoría termina haciendo es usar los cibercafés o locutorios. A veces encontramos algunos en buen estado; incluso en Huancavelica y Chachapoyas al menos dos de ellos tenían Firefox instalado. No es lo mismo que usar nuestra notebook, claro; cuando nos acostumbramos a ella, extrañamos horrores las herramientas instaladas, los accesos directos y esas cosas -y ni hablar de la configuración del teclado. Pero es una solución más que razonable, sobre todo porque el costo de los locutorios en América Latina, a excepción de Brasil, son muy económicos.

¿Conviene entonces viajar con una notebook si andaremos como mochileros? La respuesta es que, al menos en América Latina, no es conveniente. Es cargar con algo demasiado caro, que además pesa bastante, y el maltrato a que podemos someter a la computadora puede ser bastante importante. Es mejor optar por cibercafés o por un algún dispositivo portátil más discreto.

Anuncios