Hace ya algunos dìas la versión de The Wall Street Journal para los diarios de América Latina publicaba una nota sobre la tendencia de las cadenas hoteleras a vender sus activos fìsicos y concentrarse en el management. El tema no es nuevo -en este blog le hemos dedicado ya tres entradas: Cadenas de hoteles: deshacerse de lo físico II; Cadenas de hoteles: deshacerse de lo físico y Starwood se desprende de sus bienes materiales.

Lo novedoso que agrega este artìculo de The Wall Street Journal es que analiza como las grandes cadenas venden inmuebles en los paìses más desarrollados, donde el costo de las propiedades está por las nubes, para financiar su inserción en los paìses en desarrollo. Desde ya, las cadenas venden los hoteles pero luego se hacen cargo de las operaciones, y pagan un canon por ello. Es que el management deja muchas mejores ganancias que el negocio inmobiliario.

Por ejemplo, Accor vendió hace un tiempo 72 hoteles en Alemania y 19 en Holanda por casi 900 millones de euros, y acordó manejarlos por 12 años. Con ese capital, ahora proyectan expandirse por países como China, India y Brasil. Hilton está en la misma senda; vendiò 36 hoteles en Europa por 4610 millones de euros. Queda claro que esto no es una decisión aislada de una firma.

El negocio es realmente muy bueno; logran conseguir dinero para incrementar sus operaciones, pero a la vez mantienen al menos en el mediano plazo su base instalada de habitaciones. Y, en particular en los paìses menos desarrollados, quedarse sòlo con el management les permite, llegado el caso de una crisis económica, salir rápidamente de allì, sin enfrentar grandes pérdidas por la pèrdida de valor de las propiedades. El modelo ya es usado incluso por empresas más pequeñas, como el Grupo Fen, que ha abierto varios hoteles boutique en Argentina a partir del mismo modelo: no poseer la propiedad y sólo dedicarse al management.

Seguramente en los próximos meses tendremos más novedades sobre ventas de hoteles por parte de las grandes cadenas. Es que la tendencia a hacerse “más livianas” y desprenderse de los activos fìsicos va a camino a profundizarse en el corto plazo.

Anuncios