Hace un rato crucé algunos correos electrónicos con José, de Poraqui, donde le comentaba la gran cantidad de nuevos blogs sobre viajes que han aparecido en los últimos seis meses. Tras algunas reflexiones sobre el hecho de que para seguirlos a todos habría que dedicarse a esto a tiempo completo, se me ocurrió ir a mi Google Reader y contar a todos los blogs sobre viajes a los que estaba suscripto.

138. Realmente, el número me sorprendió. Y me dejó en claro el porqué en los últimos tiempos he tenido tantos problemas en seguir la porción de la blogosfera que más me interesa. Si bien no todos esos 138 blogs se actualizan, la mayor parte se mantiene muy activo. Acabo de contar que al menos 82 de ellos han publicado en el último mes. No quiero ni poner a contarme cuantas entradas nuevas serán al mes. ¿Dos mil? ¿Tres mil?

Frente a ello, hay varias cosas que se me ocurren. La primera, que incluso porciones relativamente segmentadas de la blogosfera ya escapan simplemente a la posibilidad de ser seguidas. Segundo, que con tantas opciones, llamar la atención se está haciendo cada vez más difícil. Es un reto interesante, porque te obliga a ser más creativo, pero a la vez puede resultar agotador para muchos. Tercero, y esto es una opinión muy personal, a pesar de tantos blogs nuevos, sólo un puñado realmente me interesa. Muchos de los nuevos sitios tienen textos que me hacen acordar al peor periodismo de viajes -ese que está lleno de adjetivos calificativos-, apuntan a contenidos que parecen creados para tener muchos avisos de Adsense bien pagos, o no agregan nada nuevo. Y si bien puedo entender que un blog también sea una apuesta comercial y de ingresos, no me parece que por ello debamos renunciar a la creatividad o dejar proponer algo distinto a los medios tradicionales. Si vamos a abrir un blog para comentar que ciertos lugares son maravillosos y a lo sumo dar algunos datos que hemos sacado tras una búsqueda en Google, lo que produzcamos a la larga no será demasiado significativo. Desde ya que varios de los nuevos sitios me gustan mucho. Basta con ver a todos los que cito para ver por donde andan mis gustos.

Hace tres años, cuando armé mi primera lista de blogs sobre viajes, realmente tardé un buen rato en hallar varios exponentes en español. Hoy el territorio está más poblado, y eso me alegra. Pero a la vez, ese estado de las cosas nos propone nuevos retos; sobresalir entre tanto ruido no será fácil.

Y como siempre, me interesan sus opiniones. Pueden dejarla en sus comentarios, porque supongo que también deben tener una opinión sobre lo que está pasando en la blogosfera de viajes :).

Anuncios