Sigo con la entrada sobre Huancayo que arrancó el sábado. Hay varios tours disponibles. El Circuito tradicional los lleva a Hualhuas, a ver los telares; a San Jerónimo, para observar a los artesanos de la plata; a Concepción para observar la planta lechera de Mantaro; a Ingenio, a la zona de crianza de truchas, donde hay muchos restaurantes; a Jauja, para observar la Laguna de Paca; y al Convento de Santa Rosa de Ocopa. Es un recorrido de más de 8 horas, que toma desde las 10:30 horas a las 18:30 horas o un poco más. Es interesante, pero en algunos casos se privilegia demasiado ciertos puntos del paseo, donde hay un evidente interés por vender –ya saben, quienes hacen tours suelen ser un excelente público cautivo-, como los telares y los talleres de trabajo con la plata. Y en lugares como Jauja, que son a simple vista muy interesante, se pasa de un tirón, sin posibilidades de bajar. Es económico, pero tiene sus costados no tan buenos. Importante: si bien los van a llevar a aquellos que producen estas artesanías, no esperen encontrar precios menores a otros lados. De hecho, en el mercado de Artesanos, frente a plaza Constitución, se puede conseguir productos similares a los mismos precios.

Vista del convento

Entre los más interesantes puntos del Circuito Tradicional, está la visita al convento de Ocopa (foto de arriba). Es una lástima que se haga un poco rápido. El lugar, de todos modos, tiene una impresionante biblioteca y varias salas de interés. Los jardines lucen bastante descuidados, pero supongo sostener semejante estructura debe tener altos costos. Para entrar a Ocopa hay que pagar 4 soles. Más: el tour incluye visitar Ingenio, la zona de crianza de truchas más importante del Perú, pero sólo para ir a la parte de restaurantes para comer. Comimos una deliciosa trucha a la huancaína, pero el lugar donde nos llevaron tenía uno de los peores baños que se puedan imaginar. Aquellos que suelen mirar mucho los baños antes de comer, absténganse de pasar por allí. Los precios eran realmente buenos; los platos con truchas andan entre 8 a 10 soles. Y valen la pena, realmente. Lo que sería interesante es que el tour permitiera conocer la zona de crianza de truchas, que se ve desde la ventanilla de la combi. Sería bueno, nuevamente, privilegiar conocer un poco más la zona, y no sólo aquello que tiene interés comercial para las agencias. Eso sí, debo reconocer que el guía era bastante bueno, y brindó algunos datos interesantes para conocer mejor algunas tradiciones de la zona.

Hay otros circuitos, como el Arqueológico, por Wariwilca y otros lugares, que también toma 8 horas; el City Tour, que toma tres horas; el Circuito Aventura Huaytapallana y los Circuitos por la Selva Central. Estos dos últimos no siempre están disponibles, en particular en épocas de lluvia. Recuerden que si quieren hacer más de uno, van a tener que quedarse al menos dos días completos en Huancayo. Entre las agencias que ofrecen el recorrido están Peruvian Tours y Dargui Tours, frente a Plaza Constitución. De todos modos, si toman el recorrido en tren desde Lima, cuando lleguen los van a bombardear a folletos; lo mismo si caminan por la plaza central de Huancayo. Como trabajan con el sistema de pool, no hay mucha diferencia entre ellas.

Cuy burilado en mate

Todos los domingos hay una gran feria, que se extiende por más de 10 cuadras en la calle Huancavelica. Pero no esperen encontrar muchas artesanías; casi todo es ropa, zapatos y otras cosas orientadas a los habitantes locales. O sea, no hay mucho de interés para quienes vienen de afuera, aunque pude comprar un mate con forma de cuy / cuis(en la foto de arriba). Ojo: los mates no están abiertos, ya que nadie por allí toma la infusión de yerba mate, como en Argentina y Uruguay; únicamente tienen fines decorativos.

¿Vale la pena ir por Huancayo? Sí, en tanto se trata de un lugar que está aprendiendo a crear, de a poco, una industria turística. A los tours les falta un poco más variedad y menos foco comercial, pero son económicos y te permiten conocer lugares a los cuales tomaría más tiempo conocer de manera individual y a partir del uso de transporte público. De todos modos, creo que hubiera sido interesante recorrer un poco más Jauja, un lugar al que valdría la pena dedicarle más tiempo. La ciudad de Huancayo, por su parte, puede no impresionarlos demasiado, pero recuerden que su especialidad es, justamente, la de ser un centro comercial para toda la zona. Y, en línea con esa tradición, ya están transformándose en el punto de partida para conocer toda la zona.

Data básica final: a Huancayo se puede llegar desde Lima por tren –ver entrada anterior sobre el tema– o por bus; toma 6 horas y cuesta entre 30 a 50 soles; esto último en el caso que elijan bus cama. También hay vuelos de las principales líneas aéreas en Perú; en estos días hay una verdadera guerra de precios entre LAN y el resto de las empresas, y se pueden conseguir pasajes por menos de 100 dólares.

Anuncios