La critica turistica del turismo, otra parte del problema

Hace 30 años, Dean Maccannell escribía esto:

La crítica turística del turismo no constituye una reflexión analítica del turismo: forma parte del problema (…) La crítica turística del turismo se basa en el deseo de superar a los demás “simples” turistas y alcanzar una apreciación más profunda de la sociedad y la cultura (…) Todos los turistas desean, en alguna medida, este compromiso más profundo con la sociedad y la cultura; es un componente básico de la motivación para viajar.

Lo que resume Maccannell en este párrafo es, simplemente, la eterna crítica del “viajero” sobre los “turistas”. O sea, que sabe viajar mejor que ellos porque, al parecer, “entiende mejor el mundo”. Que use los mismos medios de transporte y que apele a un sistema pago de residencias en hoteles y hostales son cosas que se pasan muchas veces por alto. Contra ciertos sentidos comunes, la movilidad de los “viajeros” por el mundo no merece ser estudiada de manera diferente a la de los “turistas”. Porque, para quienes partimos como analistas, hay un punto básico a respetar: no asumir como obvia la mirada de los entrevistados, de aquellos que son parte del objeto de estudio. Metodológicamente, no queda más que mirar la justificación de los “viajeros” acerca de “porqué son mejores que los turistas” no como una forma analítica de acercarse al campo del turismo. En realidad, esas descripciones son parte misma del campo de los viajes y el turismo, y deben ser analizadas como cualquier otro tipo de documento o texto.

La cita de Dean Maccannell está tomada de su libro El Turista, publicado originalmente en 1976, y traducido al español por la editorial Melusina en 2003.

Anuncios

2 comentarios sobre “La critica turistica del turismo, otra parte del problema

  1. Cacofónico eso de “la crítica turística del turismo”. Todo está relacionado con la cultura general que tenga el que viaja. El que acostumbra a observar a la gente, a su cultura, lo hará en cualquier parte del mundo. En eso todo mundo está de acuerdo a la hora de las discusiones, pero la mayoría se baja corriendo del bus turístico para tomarse la foto en el monumento de turno, y coloca un cheque en la lista de lugares famosos visitables.

    Pero creo que es mejor invitar a la gente a que disfrute de otra manera sus viajes, en lugar de andar diciendo que somos mejores y que los demás son peores. En todo caso, salimos de nuestro entorno de siempre para disfrutar, y eso es mejor hacerlo a un ritmo que nos vaya bien.

  2. Le dí mil vueltas al título, y la verdad era el único que le hacía justicia, aunque no sonara demasiado bien. El tema del post es simple: la crítica de “viajeros”, que se posiciona en un lugar “superior” al de los “turistas” no es parte del análisis, sino del problema mismo. O sea, del mismo campo turístico.

    Y estoy de acuerdo contigo que lo mejor no es decirle a la gente que hacer, sino ayudarlos a construir su propia experiencia de viaje.

Los comentarios están cerrados