Desde hace más de un año, hay un fuerte conflicto diplomático entre Argentina y Uruguay por la instalación de una papelera en las márgenes del río Uruguay, que marca la frontera entre ambos países. Como parte de ese conflicto, del lado argentino hay pobladores que cortan frecuentemente los puentes que unen ambos países, como forma de protesta. Como esa es una de las vías usadas por los turistas argentinos para ir hacia lugares como Punta del Este, el gobierno uruguayo teme que esto afecte la cantidad de visitantes, y por lo tanto la recaudación. Por ello, desde el 1 de enero aquellos extranjeros que decidan visitar Uruguay recibirán una serie de beneficios, como bonos por 30 litros de combustibles gratis, posibilidad de canjear el dinero pagado en los peajes por mercaderías, y descuentos de nueve puntos en el impuesto a las ventas -no entiendo porqué en realidad no devuelven todo el pago de este impuesto a los extranjeros, ya que ellos no reciben nada a cambio, ya que no viven en Uruguay. La iniciativa forma parte de las políticas del gobierno uruguayo por no perder veraneantes argentinos. Sobre todo si se tiene en cuenta que el 70% de los que veranean en Punta del Este, el principal destino turístico del Uruguay, llega desde Argentina.

Veremos si la iniciativa obtuvo su resultado en unos meses. De todos modos, parece bastante discutible que el turismo deba ser subsidiado, aunque es evidente que la situación política que se da en la actualidad entre Argentina y Uruguay está lejos de ser normal. La noticia se puede leer en el diario argentino Clarín.

Anuncios