Siempre es bueno buscar algún cambio, un poco de innovación. Por ello, me puse a revolver la sección de botellas de la casa, y decidí buscarle un uso a mi vodka al maracuyá Smirnoff, que para tomar solo era demasiado dulce. El producto de la experimentación ha dado un resultado: una variante del famoso “destornillador” de vodka y naranja. En este caso, lo he bautizado como “Parque Chacabuco”. Básicamente, son cinco medidas de jugo de pomelo rosado y una de vodka al maracuyá. La mezcla conserva todos los sabores, en particular el del maracuyá, pero equilibra lo dulce con el pomelo. Tómese bien frío.

En la foto, un destornillador hecho con vodka Absolut, y un Parque Chacabuco realizado con vodka Smirnoff al maracuyá.

Parque Chacabuco, mi trago hecho en casa

Anuncios