A partir del 1 de abril de 2007, la Comunidad Europea comenzará a exigir formalmente que todo ciudadano boliviano que ingrese a la región haya obtenido previamente una visa. De acuerdo a las fuentes oficiales que cita el diario español El País, se tomó tal medida debido a la “intensa presión migratoria” que se daba desde Bolivia. Ya otros países de la región estaban en la lista de naciones a las que se les exige visado, entre ellas Colombia, Perú y Ecuador.

Y más allá de las desmentidas de las autoridades españolas y de la Comunidad Europea, parece bastante obvio que, en un plazo no demasiado extenso, otros países latinoamericanos serán agregados a la lista. Espero equivocarme, pero no soy nada optimista en estos temas. Y mucho más si analizamos como ha ido evolucionando la política migratoria y de regulación del turismo de Estados Unidos y Europa, con medidas cada vez más estrictas.

Hace un par de semanas, tuve que pasar por una agencia de viajes, y en las computadoras estaba pegado un papel con las exigencias de entrada a la Comunidad Europea. Cierta cantidad de dinero por día, tarjetas de crédito, pasaje ida y vuelta con no más de 90 días de permanencia en la región, etc. Y pensaba que mientras un mochilero europeo puede viajar a casi cualquier lado del mundo con una cantidad relativamente pequeña de dinero y tener un largo recorrido, muchos de nosotros tenemos vedada esa posibilidad. Con el tiempo, ya sólo podrán salir de mochileros por el mundo sólo aquellos que tengan el pasaporte adecuado. ¿O estoy demasiado pesimista hoy? (Gracias José por el aviso).

Anuncios