Hace algunos días publiqué algunas impresiones rápidas sobre la Feria Internacional de Turismo (FIT) que se realizó la semana pasada en Buenos Aires. Como la semana fue terriblemente atareada, no tuve tiempo de completar el tema. Pero ahora veo que en Bitácora de Viajes también habían hablado del tema, y me parece una buena ocasión para plantear un debate sobre algunas cuestiones relacionadas con la FIT:

¿Qué sentido tiene acumular semejante cantidad de folletos? El público que asiste se lleva todo lo que encuentra. Podría entender que lo hagan por motivos profesionales, porque deben escribir sobre ello o porque trabajan en el mercado de viajes. Pero la mayor parte del público más bien sólo va por interés en los destinos turísticos.

¿Cómo planifican las diversas reparticiones oficiales su participación en este tipo de eventos? Algunos destinos sólo estaban representados por operadores privados, y lo único que se podía obtener como dato eran informaciones de emprendimientos específicos. Nada de mapas, ni de datos generales, ni cosa parecida.

¿Por qué se hace tan tarde en el año? Aún cuando encontremos cosas interesantes, lo cierto es que para esa altura del año la mayor parte de las personas ya tienen resuelto su destino de vacaciones.

¿Cómo se organizan las conferencias? Algunos temas parecían interesantes, pero no quedaba clara cual era el público objetivo de tales charlas.

¿Por qué es tan pobre la parte internacional del evento? ¿Acaso el mercado argentino no es demasiado interesante en cuanto a la cantidad de turistas que envía al exterior? Es algo bastante probable, si se tiene en cuenta la relación entre el tipo de cambio en Argentina con respecto al dólar y el euro.

Si alguno de los lectores anduvo por allí la semana pasada y quiere dejar sus impresiones, desde ya tiene a su disposición la parte de comentarios.

Juego y más juego en la FIT

Anuncios