Wal-Mart, Edelman, y el viaje que nunca termina

Hace ya algunas semanas contábamos como la agencia de relaciones públicas Edelman había montado un falso blog para la cadena de supermercados Wal-Mart. Allí, un presunto viajero, que paraba para dormir con su casa rodante en los estacionamientos de ésta última empresa, narraba hechos positivos para la firma. El problema, claro, era que el blog estaba pagado por Wal-Mart, y que las experiencias contadas ahí eran simplemente ficción y marketing, sin que los lectores fueran avisados de ello. Luego, Edelman reconoció que la organización que en teoría mantenía el sitio, Working Families for Wal-Mart, era de hecho una invención de empleados de la firma. Tras haber sido suspendidos por 90 días de la Word of Mouth Marketing Association, la agencia hizo algunos cambios en los sitios: agregó un nombre para firmar cada entrada; si hacemos clic en él, nos lleva a una página donde se aclara que esta persona es empleado de Edelman, que a su vez tiene como cliente a Wal-Mart. Pero no se aclara, y esto es interesante, que la firma que lleva adelante el sitio es una agencia de relaciones públicas -y mucha gente muy probablemente no conoce este dato. ¿No es esta una información relevante?

Para empeorar las cosas, parece que en Edelman se olvidaron de registrar el dominio Working Families for Wal-Mart, y ahora allí una organización que denuncia los abusos que comete esta cadena, Wal-Mart Watch, montó allí un sitio que se burla de toda esta iniciativa de marketing.

Enlaces
La nota anterior sobre Edelman y Wal-Mart en este blog
Working Families for Wal-Mart? (sitio parodia)
Wal-Mart Watch
Más información sobre el tema en Online Media Daily.

Anuncios

Un pensamiento

  1. No han sido muy originales los tales Jim y Laura. Ni bien comencé a leer la nota, e incluso peor aun, cuando lei el actual contenido de http://walmartingacrossamerica.com/, no pude más que pensar inmediatamente en Julio Cortazar y su mujer Carol Dunlop. Me refiero a su libro “Los autonautas de la cosmopista o Un viaje atemporal París-Marsella” de 1982, que constituye el diario de viaje de Carol y Julio en la autopista que une Paris con Marsella . El viaje, que normalmente podìa concretarse en un par de horas, se extendio alrededor de un mes, en donde a bordo de una camioneta paraban en los “paradores” que había a lo largo de la autopista y allí pasaban la noche durmiendo en la camioneta, avanzando por día apenas algunis kilómetros… digo, salvando las distancias… no les resulta una temática un tanto similar al menos??

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: