Llegan las vacaciones en el cono sur, y muy probablemente algunos amigos te consulten sobre qué lugares habría que visitar en este verano. ¿Adónde le recomendarías viajar? Yo voy a hacer dos aportes desde mi punto de vista, que apuntan a targets bien definidos: los que buscan descanso y relax, y los que tienen un espíritu más movedizo y mochilero. Si quieren hacer sus aportes personales, desde ya pueden hacerlo en los comentarios.

Recomendación relax: Ilha do Mel, en el estado de Paraná, Brasil. Al menos en Argentina, la mayor parte de los turistas que se moviliza hasta las playas del sur de Brasil, en la isla de Florianópolis, o Camboriú. Pero una buena alternativa es Ilha do Mel, un poco más al norte, y donde se puede llegar desde Paranaguá, a unas cuatro horas de Curitiba. En la isla no hay autos, ni medios motorizados; sólo senderos donde se puede caminar, o andar en bicicleta. Y hay varias playas para disfrutar, con aguas muy calmas, como en Praia do Farol, y bares donde comer pescado y tomar cerveza helada. Eso sí: busquen reservar lugar con anticipación, porque no hay tantos hospedajes, y en enero y febrero suelen estar llenos, en particular en el fin de semana. De Ilha do Mel hablé en varias entradas, producto de mi visita por allí en febrero de este año:

Crónicas de Ilha do Mel I
Crónicas de Ilha do Mel II (incluye un mapa propio de posadas)
Crónicas de Ilha do Mel III
Cronicas de Ilha do Mel IV: Fortaleza

Además, de este destino armé un podcast (o sea, un programa de audio): Blog de Viajes Podcast 3, Ilha do Mel.

Aquí debajo pueden ver una foto de la isla:

Praia de Fora

Y pueden ver más fotos en mi cuenta de Flickr.

Recomendación mochilera: Salar de Uyuni, Bolivia. Este es uno de los destinos más espectaculares de América del Sur. Se puede llegar a él desde Villazón, en la frontera entre Argentina y Bolivia, desde donde se puede tomar el tren (10 horas de viaje). O en bus desde Potosí (unas seis horas). Lo mejor es hacer el tour de 4 días una 4×4; el valor va de 60 a 100 dólares, con alojamiento y comida incluida. La calidad de los hostales deja bastante que desear, y si a eso le agregamos que durante buena parte de los 4 días estaremos a más de 4 mil metros de altura, el paseo asustará a más de uno. Pero francamente es un destino imperdible, que visité hace varios años ya, pero donde quiero volver en no mucho tiempo.

Sobre la visita al salar de Uyuni, hay una extensa conversación en los foros de Blog de Viajes, con muchos datos y números.

Si quieren una imagen de los atractivos del salar, aquí tienen una de la Laguna Colorada, tomada por Adrig y publicada en Flickr:

Laguna Colorada

¿Quieren hacer sus aportes sobre los destinos que recomendarían a sus amigos? Pueden hacerlo en los comentarios.

Anuncios