Skip to content

Que linda son las ciudades

Para quienes han viajado muchas veces solos, el espacio de viajes suele concentrarse muchas veces en las grandes ciudades. Allí uno puede conocer nuevas personas, encontrar más variantes de hostels, y por lo general divertirse más. Pero a veces optamos por decir “quiero descansar, me voy a un lugar tranquilo con mis libros y listo”. El problema, claro, es que ese perfecto lugar desierto donde hemos ido a descansar nos termina, antes de darnos un descanso, por abrumar del todo. O peor aún: nos aburrimos como hongos. Convengamos que es difícil ser divertido para uno mismo. Y a veces, ni nuestras pilas de libros, ni nuestro reproductor de MP3 lleno de canciones, puede hacer nada para parar el inevitable aburrimiento. Caminamos de acá para allá, visitamos cuanto bar encontramos, pero terminamos temprano en nuestra habitación leyendo a las ocho de la noche. Afuera, claro, no hay nada que hacer.

¿Y en qué termina todo esto? En que al otro día estamos con la mochila en la terminal de buses, o en donde pare el transporte público. Con rumbo, claro, a la ciudad más cercana, con todos los libros leídos y con la batería del reproductor MP3 peligrosamente baja…

Anuncios

3 thoughts on “Que linda son las ciudades Leave a comment

  1. La verdad es que nunca me he aburrido en un viaje solitario. Creo que eso depende de la personalidad del viajero. A mí me encanta leer y escribir, y puedo hacerlo por horas. En eso está, seguramente, la clave para no haberme aburrido nunca. En todo lugar al que fui encontré una fuente de inspiración. Y también me he divertido mucho a mí mismo, observando a las personas del lugar y conversando con ellas. El ser humano es fuente inagotable de detalles que amenizan cualquier observación y dan materia prima para la inspiración literaria. Además, cuando uno va a un pueblo perdido por ahí a sus habitantes, en general, les gusta ser escuchados por un turista. Y a mí me gusta escuchar.

    La verdad es que siempre que me fui de un lugar, lo hice pensando que podría haberme quedado varios días más, aún sin libros o música.

  2. Despues de tanto viajar por ciudades por años, ahora busco habitualmente, lugares fuera de itinerarios turisticos preestablecidos. Escribo, leo, estudio las costumbres, me mezclo con los lugareños,gente simple, pero que te transmite mucho, la fotografia ayuda a captar momentos que no aparecen en ningna guia turistica. Son vivencias unicas, enriquecen el alma…y vuelvo con regalos de lo mas diversos: licores caseros, embutidos, quesos…hasta me he encontrado con la sorpresa de que el lugareño, teniendo el pueblo mas cercano a 3 km. nunca salio de su pueblo.A mi tambien me gusta escuchar sobre todo las viejas historias que tienen en sus baules.
    Edith abaruck

A %d blogueros les gusta esto: