Cuando las personas viajan a Mar del Plata, suelen traer a la vuelta:

  • Souvenirs varios, como figuras de lobos marinos que cambian de color cuando hay mucha humedad, o caracoles, o estrellas de mar secas, o cosas de ese tipo.
  • Alfajores, que en su mayor parte podrían comprar en Buenos Aires.
  • Si van en verano, una buena insolación; si van en invierno, un lindo resfrío.
  • Conservas de pescado compradas en el puerto.
  • Nosotros trajimos esto:

    Artesanal (o casi)

    Hasta lo que sé, no tenemos problemas con la bebida. Al menos por ahora :P. Eso sí: la valija pesaba como hubiéramos cargado piedras. Pero al menos por los próximos días no estaremos sometidos al monopolio de Heineken, prácticamente la única cerveza que tomamos. Sobre cada una de estas cervezas artesanales hablaré en los próximos días en el blog, ya que pude visitar el lugar donde se elabora en un tour hecho en el III Festival Gastronómico de Mar del Plata, que me encontré de casualidad este fin de semana en la visita a la ciudad.

    Anuncios