Turismo y pobreza, una actualizacion

Pocos temas han sido más polémicos en este blog como el de los tours por zonas más pobres de la ciudad de Buenos Aires, conocidas habitualmente bajo el nombre genérico de “villas”. Buena parte de las discusiones se dieron a partir, en particular, de los recorridos organizados por Tour Experience, un emprendimiento organizado por Martín Roisi. Justamente, en estos días Martín me envió un correo electrónico para contarme sobre Odisea 20, un proyecto para generar proyectos artísticos en la Villa 20 de Buenos Aires, como una productora, una galería de arte, ciclos de cine, entre otros. Este proyecto continúa el proyecto de los recorridos turísticos, pero de acuerdo a la página, lo lleva un poco más allá, al pasar de un “proyecto de integración” a uno orientado a difundir las expresiones artísticas que se dan al interior de la Villa 20.

Sobre el tema de la relación entre turismo y pobreza, he publicado bastante en este blog. Una selección de entradas:

Turismo y Pobreza (con una buena cantidad de comentarios)
Estetizar todo para que nada cambie
Trava Tour
La villa como nota de color
Villa Tour y cómo los medios arman las agendas del día

Por favor, evitemos los comentarios moralistas del tipo “que terrible estos tours” y cosas de ese tipo. Me parece que es un tema interesante para todos aquellos que estamos interesados en analizar el campo del turismo, pero que merece un análisis que relacione, necesariamente, este mercado con marcos más amplios de análisis. Mi opinión está sobre todo en la vieja entrada “Estetizar todo para que nada cambie”, pero este tipo de emprendimientos admite, claro, diversas miradas sobre lo social, y acerca de la posibilidad de turistificar zonas de ciudad que antes aparecían como invisibles a los emprendimientos llevados a cabo desde el campo del viaje y el turismo.

Anuncios

3 comentarios sobre “Turismo y pobreza, una actualizacion

  1. Qué es La Boca sino un barrio pobre que un día descubrió una forma de generar trabajo a muchas familias que ahí viven? Mostrar la pobreza es feo, hacer algo para cambiar la realidad y el orgullo de la gente es una buena actitud.

  2. Coincido que mostrar la pobreza es algo feo, que lo bueno es transformar la vida de la gente aprovechando las bondades que hoy otorga el turismo en nuestro país y particularmente en la Ciudad. Creo que es tarea del sector gobierno poner en marcha un plan de desarrollo de áreas turísticas involucrando al vecino en el diseño de políticas y programas que tiendan al beneficio de la comunidad/barrio. Estas políticas a su vez debe ser lo suficientemente inclusivas como para sacar del pozo a la situación de pobreza que viven algunos barrios. Particularmente el Barrio de La Boca quería decir con todo respeto que me merece cualquier opinión, y preguntar a quién dió trabajo el turismo en La Boca? que yo sepa a nadie o casi nadie, lo digo con conocimiento de causa vivo en La Boca, se lo que digo, se lo que hablo, camino el barrio, veo la pobreza, veo la miseria a diario y no es tan así como dice quien me antecedió en el comentario. En La Boca hay un circuito clásico que yo le llamo la vuelta al perro porque se llevan una falsa idea de lo que es la realidad del barrio. Son esos doscientos, trescientos metros de la zona de Caminito y alrededores, pero si haces 20 metros fuera de ese circuito o si te metes en un conventillo lo que vas a ver es una realidad muy distinta. La Boca tiene uno de los índices más altos de desocupación y pobreza de la Ciudad de Buenos Aires, esto contando como ocupados a los Jefes y Jefas de Hogar, porque si le agregaríamos a estos yo diría sin temor a equivocarme que es un índice alarmante. De modo tal que la industria del Turismo no solucionó el problema de mano de obra necesaria. Ha influido a un circulo muy pequeño, insignificante dominado por comerciantes mafiosos que no permiten el desarrollo de otros lugares, ahí está el problema en que hay un grupo muy reducido de comerciantes que se están haciendo la guita y que no permiten el desarrollo de otros emprendimientos que pudieran darle al barrio un impulso de demanda de mano de obra que hoy no tiene en la magnitud que potencialmente podría tener.
    Por otro lado las prestadoras de turismo, mismo los hoteles desalientan muchas veces aduciendo falta de seguridad, la ida al barrio de La Boca por lo cual hay gente que potencialmente visitaría el barrio y que no lo hace por temor. Temores que sabemos bien son infundados porque hoy te asaltan en cualquier lado y nadie queda exento a vivir un mal momento.
    Por otro lado no existe por el momento alguna medida tendiente a dar participación a la población del barrio en el fomento del turismo en él. Las expresiones de actividades inclusivas de los sectores más postergados del barrio van en otra dirección de emprendimientos productivos pero no vinculados con la industria turística.
    Saludos.
    Axel.

  3. La pobreza es la carencia de recursos necesarios para satisfacer las necesidades de una población o grupos de personas específicas, sin tampoco tener la capacidad y oportunidad de cómo producir esos recursos.
    La incidencia económica que tiene el turismo en las economías locales es un dato que no se puede pasar por alto. La OMT, ha demostrado y comprobado que si se desarrolla un turismo responsable de manera sostenible y a favor de mejoramiento de calidad de vida de las comunidades, existe la posibilidad de atenuar la pobreza de dicha comunidad.
    El turismo es un derecho, tal como se ha establecido internacionalmente, por lo que todo el mundo tiene derecho a disfrutar de ello. Es lo que se denomina turismo para todos.
    Se considera que el turismo puede ser una importante fórmula para ayudar a los países en desarrollo a mejorar su calidad de vida, e incluso, salir de la pobreza. El turismo tiene así un papel fundamental que jugar en materia de alivio de pobreza mundial.
    Una de las piedras angulares del turismo sostenible, desde el punto de vista ecológico, social y económico es el bienestar de las comunidades y la conservación de su entorno.
    El turismo crea incentivos económicos para proteger recursos que de otro modo carecerían de un valor en el mercado: genera trabajos en el destino, exige construcción de infraestructura que beneficia por igual al residente y al visitante y, además recibe ímpetus intermediarios de casi todos los sectores, puede asumir el papel de liderazgo en la adopción de planeamientos sostenibles al presionar a sus proveedores que le suministran bienes y servicios a su vez de forma sostenible.
    La sostenibilidad implica, pues un proceso de cambios, que en el último tiempo depende de la voluntad y de los valores de los agentes sociales para liberarse de las inercias existentes y llevar a cabo las transformaciones necesarias en los sistemas que operan.
    Saludos,

    Marta Lorenzini
    http://martalorenzini.blogspot.com/
    http://www.turismo20.com/profile/mlorenziniv

Los comentarios están cerrados