En la edición de ayer del diario argentino El Cronista Comercial, especializado en negocios y finanzas, apareció una nota en contratapa bajo el título “Punta del Este, en la mira de turistas e inversores”, donde se cuentan algunos puntos interesantes sobre la temporada de verano que se viene, y la inversión inmobiliara en la zona (El Cronista Comercial no publica su edición en la Red de manera pública y sólo la limita a suscriptores). Desde hace tiempo vengo escuchando y leyendo notas donde autoridades de Punta del Este aseguran que la ciudad depende cada vez menos del turismo argentino, que ha sido por lejos el más frecuente en la zona, y que la llegada de turistas desde otros lugares crece año tras año. El interés: desmarcarse de las periódicas crisis argentinas, ya sean económicas, o políticas, como el tema de las papeleras -que, para ser sincero, no creo que francamente afecte en lo más mínimo el flujo de turistas argentinos a Punta del Este.

Ahora bien: tras varios años de escuchar eso de “cada vez hay más turistas extranjeros no argentinos”, podríamos esperar que Punta del Este mostrara porcentajes muy relevantes de arribos de europeos y estadounidenses. ¿Pero cuáles son las cifras actuales? El 20% de los turistas es brasileño; el 70% es argentino; y el 3% viene desde otros destinos. No tengo ni idea adonde fue a parar el 7% que falta -las cifras son sólo de turismo internacional y no toman en cuenta a los viajeros uruguayos.

Francamente, con mirar estas cifras, lo que me queda claro es que, más allá de los discursos políticos, Punta del Este sigue dependiendo del turismo argentino de manera demasiado evidente. Incluso si ese 3% no argentino y no brasileño tenga una representación desproporcionada en cuanto a aquellos que compren inmuebles en la ciudad.

Como verán, últimamente ando leyendo muchas revistas y diarios de negocios. Algo que en realidad hice siempre. Lo que no era tan común era que aparecieran tantas notas sobre turismo. Será, nomás, que se acerca el verano.

Anuncios