Las cadenas hoteleras están pasando, ya desde hace algunos años, a un modelo de gerenciamiento de hoteles. Para ello, venden muchas de las propiedades que poseen, y mantienen en su poder el management. De esa manera, además, aprovechan los altos valores actuales de los inmuebles. Pero ese modelo también se aplica hace un tiempo en el mercado regional. Un ejemplo interesante es el Grupo Fen, que desde hace varios años gestiona las pequeñas cadenas de hoteles Dazzler, de cuatro estrellas, y Esplendor, orientada hacia lo que se llama “hoteles boutique”. En una nota que se publica en el último número de la revista argentina de negocios Apertura, sus tres dueños, Patricio Fuks, Sebastián Piaggi y Alejandro Frenkel, piensan expandir la idea hacia establecimientos fuera de la Argentina. El negocio no está evolucionando nada mal. Arrancaron tras la crisis económica de 2001 con 40 mil dólares de inversión; hoy la facturación anual del grupo Fen es de 2,1 millones de pesos -los hoteles que gerencian, en la actualidad ocho, recaudan 10 millones de dólares al año.

La rentabilidad del modelo de gerenciamiento se basa un canon del 6% de la facturación más el 10% de las ganancias. Los próximos pasos son inaugurar el Esplendor Iguazú, y llevar el modelo a otros países de América Latina. Parece que el modelo de “deshacerse de lo físico” también va a comenzar a crecer rápidamente en la región.

Sobre el tema de gerenciamiento de hoteles y ventas de inmuebles, ya hablamos antes en este blog en estas entradas: Cadenas de hoteles: deshacerse de lo físico y Starwood se desprende de sus bienes materiales.

Anuncios