Se me había pasado: una nota del diario argentino Clarín sobre el “turismo gasolero” en Buenos Aires. O sea, los viajeros que llegan a la ciudad con presupuestos muy acotados, y duermen en hostels y viajan en transporte público. La nota tiene algunos datos interesantes aunque merecerían algún chequeo más. Por ejemplo, que en la ciudad hay 120 hostels, aunque sólo 37 figuran inscriptos como “alojamientos alternativos” ante el gobierno de la ciudad. Me pregunto que pasará cuando las autoridades finalmente reconozcan a los hostels dentro de las categorías hoteleras y exijan ponerse en regla. Porque buena parte del buen de los alojamientos más económicos en Buenos Aires se está dando con una escasa formalización legal e impositiva…

La nota de Clarín se puede leer en este enlace.

Anuncios