Skip to content

Sobre el target de las revistas de viajes y sus lectores reales: algunas hipotesis

La mayor parte de las revistas de viajes apuntan al sector de ingresos medio alto / alto como su público objetivo. Mucha presencia de tours, de hoteles cinco o cuatro estrellas, regalos más bien, forman parte de los consejos que suelen aparecen ese tipo de publicaciones. Pero en mayo escribí una entrada sobre la revista argentina Lugares, y me encontré con que varios lectores compartían mi situación: leían esta publicación, aún cuando buena parte de los datos allí publicados, como hoteles, restaurantes, etc, no estaban al alcance de su bolsillo.

Una pregunta, frente a esta presunción de que el target de la revista y los lectores reales no siempre coinciden, sería: ¿por qué no incluir secciones específicas destinadas a un público con menor presupuesto, y seguir incluyendo notas con consejos más destinados a público con altos ingresos? Una hipótesis -remarco: hipótesis- de porqué las revistas de viajes no lo hacen es por la publicidad. O sea, difícilmente a un hotel de cinco estrellas que anuncia en esas revistas les gustaría compartir las páginas con recomendaciones para establecimiento económicos. Prefieren comprar anuncios en publicaciones que tengan su mismo target.

Segunda hipótesis: los negocios que apuntan al turismo de altos ingresos son por lo general aquellos que son capaces de adquirir páginas de publicidad a costos razonables para el medio. Los hoteles y demás negocios más pequeños y económicos por lo general no pueden darse ese lujo. Y como no anuncian, es muy probable que jamás aparezcan en las páginas de los medios. Las razones son simples: “no apoyan nuestro emprendimiento editorial”, o cosas así. Esta lógica, llevada al límite, termina en que el medio sólo publica cosas a favor o sobre sus anunciantes, y se olvida del lector. Por ello, muchas veces las revistas y otros medios optan por dejar algunas zonas más libres, donde se puede mencionar a aquellos que no han puesto publicidad, como para no hacer tan evidente la cooptación comercial del resto de la publicación.

Obviamente, habría que afinar algunas de estas hipótesis para analizar mejor el campo del periodismo sobre turismo. Pero, cada vez más, me convenzo que apuntar a un público de altos ingresos es más una forma de atraer anunciantes que de llegar a los lectores correctos.

Anuncios

7 thoughts on “Sobre el target de las revistas de viajes y sus lectores reales: algunas hipotesis Leave a comment

  1. Creo conocer bastante bien el negocio de las revistas de turismo. Hace muchos años que de una manera u otra estoy ligado a ellas. Tu análisis esta batante bien pero me parece que parte de una premisa un tanto arriesgada: Al público de Lugares le parece excesivos e inancansables las propuestas de la revista. Y esta premisa parte de que has visto como otra gente expresa mediante (no aclarás) que es muy caro lo que la revista propone. Mi teoría es que a la gente le gusta quejarse y cuando se expresa lo que hace es quejarse.
    Si bien el análisis esta tendensiosamente correcto parte de algo,………digamos insuficiente.
    Una buena manera de averiguar esto es preguntarle al dueño de alguna posada estilo lugares si vende más cuando Lugares le hace una nota.
    Saludos Ignacio

  2. Lo que planteo en la entrada son algunas hipótesis con las que empezar a trabajar. Yo no creo que si el dueño de una posada vende más porque sale en Lugares, eso demuestre que el público de la revista es, efectivamente, al que se apunta. Basta con que una proporción muy (muy) pequeña de los lectores opte por esa posada para que aparezca un efecto muy claro.

    Mi hipótesis partió de lo dicho por otros lectores de este blog, como señalo al principio de la entrada, en otro artículo de este blog (el enlace está en la tercera línea, pero tal vez no lo viste; podés leerlo aquí. Como cualquier hipótesis, puede estar errada, pero al menos en este punto, estamos igualados: ni vos ni yo podemos demostrar, por ahora, quien está en lo cierto. Pero a partir de esas hipótesis, podemos arriesgar algunas cosas. Por ejemplo, el hecho de que afirmes que “a la gente le gusta quejarse”. No entiendo mucho que tiene que ver con el tema; en la entrada que señalé de este blog, la gente no se queja, señala un punto muy objetivo: los precios de los lugares señalados en la revista están fuera de su alcance, y a pesar de eso la compran. ¿Donde está la queja? El consumo de medios es lo suficientemente complejo como para reducirlo a la mera queja; más bien, el desafío es entender porqué un cierto público no puede acceder a ciertos consumos, y sin embargo se informa sobre ellos.

  3. Yo más bien lo veo por el lado de que, más allá de lo bien escrito, las imágenes y los temas, siempre hay algo que nos hace querer mirar y estar enterados de lo que incluso no podemos comprar o tener. Sucede lo mismo que con los autos, muchos sabemos de BMW y Audi, pero en varios casos, cuán lejos se está de tenerlos?

  4. Visto que en la otra entrada se hacen recomendaciones de revistas españolas, voy a indicaros una que desde hace poco se publica en internet un mes después de aparecer impresa: http://www.revistaviajar.com. A ver si os gusta.

  5. Creo, y puedo estar totalmente equivocado, que pasa por más por lo que nos dice MARIO. Pasa por la estrategia “El Cowboy o los deportes ridículos de Marlboro”. Tienta pero no lo obtendremos nunca. Ese es el contenido editorial de la revista, pero no es lo mismo el anunciante. Los anunciantes del las últimas páginas de Lugares; pautan por que reciben retorno. Y ese retorno es por consumo, consumo estilo Lugares.
    En cuanto a lo de la queja, fue exagerado………..insuyficiente para tomarlo como argumento……….pero verdad.

    Abrazo

    Ñ

  6. Creo que te equivocas al pensar que las revistas de viajes que se centran en hoteles cinco estrellas y planes costosos tienen como target un público de una clase social alta. La mayoría de revistas de viajes, estilo de vida y farándula son aspiracionales. Lo que buscan es venderle sueños a un público que tiene el dinero para comprar la revista pero no para acceder al mundo del que le hablan.

  7. Natality, en la entrada remarco que se tratan de hipótesis para discutir, no de verdades. Frente a ello, es evidentemente una mala lectura plantear que “me equivoco”, como si el texto hicera afirmaciones cerradas y taxativas. Es más: el tema de lo aspiracional es tu hipótesis, ya que habría que demostrar de manera empírica tal afirmación. Pero tu planteo es equívoco; en vez de dar cuenta de su carácter de hipótesis, la planteas como una verdad. Tal vez sea cierto en muchos casos, pero decir, sin más y sin pruebas empíricas, que las revistas de viajes son “aspiracionales” es, por lo menos, parcial. No quieras clausurar el debate; lo importante es conversar sobre estos temas, no venir a sermonear, tratar al otro de “equivocado” o querer hacer pasar simples hipótesis como verdades.

A %d blogueros les gusta esto: