No pude evitarlo: la tapa de este mes de la revista argentina de turismo Lugares tiene una foto de Machu Picchu, y apenas la vi, la compré. Quería ver como encaraban la nota, sobre todo luego de que en este blog le he dedicado ya varias entradas a Cusco y su estrategia turística.

Como saben los lectores de este blog, hace tiempo que vengo planeando muchas discusiones alrededor del periodismo de turismo. En el caso de la revista Lugares, me parece que saben a qué público apuntan. Pero no me queda tan claro que sea tan evidente que sepan que quiere su público. Al menos aquí, en este blog, mi idea es simple: los artículos sobre destinos deben ayudar a los lectores a armar sus propias experiencias de viajes. Lo importante no es mi opinión, sino como armé, investigué y planifiqué ciertos recorridos.

¿A qué viene todo esto? A que francamente, la nota sobre Machu Picchu de lugares me desilusionó bastante. Me pregunto: ¿es realmente importante la opinión del periodista? ¿Es necesario incluir en un artículo frases del tipo “Perú transpira gotas gordas de culturas milenarias”? ¿Acaso eso es relevante para un lector? Me parece que si alguien busca algo más elaborado desde el punto de vista de la prosa, comprará algo relacionado con la literatura de viajes. Pero no una revista. Tal vez -estoy hipotetizando- en Lugares entiendan que sus notas son como un punto de partida para el interés del lector; si éste se ve atraído por algún destino, seguirá investigando por otros lados -¿Internet, tal vez?

Hay más: la nota básicamente es un recorrido por Cusco que combina lo que se ve en el tour del Valle Sagrado, más Machu Picchu. A pesar de esto, el mapa que ubica las localidades no está ubicado dentro de la nota, sino varias páginas más adelante, en la parte de datos útiles, donde el lector llega cuando ya terminó la nota. OK; sé que estas cosas pasan porque, como editor, uno no cuenta siempre con todo el tiempo necesario para armar las notas. Edito una revista y tengo conciencia que no siempre ayudamos todo lo que podemos al lector, pero también sé que no lo hacemos por malos periodistas sino porque no contamos con el espacio de tiempo suficiente para pensar mejor las notas. Por cierto, el armado de la nota no es nada ágil; le falta más precisión, y le sobran un montón de adjetivos.

La nota principal tiene 10 páginas, pero de ellas, al menos 6 son fotos -lindas, si, pero no demasiado originales -¿se podrá ser original con fotos de Machu Picchu? No lo creo. Luego hay 4 páginas dedicadas al hotel Monasterio, uno de los dos 5 estrellas de la ciudad. Es el mismo donde estuvo Anthony Bourdain en su visita a Perú. Costo: 435 dólars la noche, más 30 dólares más por oxígeno extra. También la nota es más que nada fotos. Se ve lindo, claro, pero como jamás vamos a ir a ese hotel….

La parte de datos útiles no está mal, pero le falta más detalles de costos de tours y esas cosas -aunque supongo que aquí apuntan más al lector que compra un paquete para irse a Cusco.

Por cierto, estamos a 7 de julio y el sitio web de Lugares aún no se ha actualizado al último número. Y de paso: podrían poner algunas notas en el sitio, como para que las personas que están fuera de Argentina conozcan un poco más la revista. Al menos, algunos artículos de hace un par de meses…

¿Alguien más leyó la nota de Lugares? Opiniones, en los comentarios, como siempre.

Anuncios