Los lectores de este blog saben que el mundial de fútbol no mereció la más mínima mención aquí. Hasta ahora. Ayer, tras la eliminación de Argentina, tuve en pocos minutos una serie de comentarios con insultos varios, de personas que se conectaban desde Brasil y escribían en portugués, que expresaban una enorme alegría por la derrota argentina, y pronosticaban a un “Brasil haxacampeao”. No los publiqué por la simple razón que eran completamente off topic, y no tenían nada que ver con el tema de la entrada, que narraba el Dia de Weblogs.

Brasil es un país grande, en fútbol y en muchas cosas más. Pero algunos de sus hinchas, evidentemente, no están a la altura de esa grandeza. Y hoy asisten perplejo al que, evidentemente, es el mayor fracaso de este mundial: la eliminación de Brasil, el único gran candidato, en cuartos de final. Es una de las peores actuaciones de Brasil en la historia de los mundiales, y la peor desde 1990. Al menos Argentina peleó hasta el final, y quedó afuera por esas cosas del fútbol. Brasil quedó afuera en 90 minutos, y durante todo el segundo tiempo sólo tiró centros. Ni siquiera vimos jogo bonito.

Como diría mi abuela, no hay que contar los pollos antes que nazcan. Y algunos simpatizantes de Brasil llegaron a este blog -y a muchos blogs argentinos- a festejar antes de tiempo. Ahora están afuera, igual que Argentina, que ni siquiera era un candidato antes de este mundial, y que encima tuvo un fixture mucho más complicado. La tristeza, finalmente, no es sólo argentina.

Anuncios