Arranquemos por los números: el 16,3% de todos los vuelos que se hacen en Europa son realizados por compañías aéreas de bajo costo. El país donde éstas tienen más presencia es Gran Bretaña, con el 32% de participación de mercado. Estas aerolíneas están presentes en 22 países europeos. Son unas 50 empresas en total, dos menos que un año atrás.

Ahora bien: ¿por qué el modelo de líneas aéreas de bajo costo tiene tanto suceso en Europa, mientras enfrenta una larga serie de dificultades para implantarse en otras regiones del mundo? Aquí no puedo menos que hipotetizar. Por un lado, los europeos viajan realmente mucho, y tienen un promedio de días de vacaciones más alto que en otras regiones. Además, las distancias son relativamente cortas, y hay una buena cantidad de aeropuertos secundarios que han recibido a las líneas aéreas de bajo costo con gran interés. ¿Alcanzan esas dos cosas para explicar porqué les van bien allí mientras a empresas similares les cuesta mucho despegar en Asia, ?frica y América? Seguramente no alcanza, y hay varias razones más, que no pasan ni por los costos laborales -que en Europa lejos están de ser bajos- o por las exigencias de seguridad -que en esa parte del mundo son tan fuertes como en otros lados. Entonces, ¿qué otras razones se podrían tomar en cuenta para analizar el fenómeno de las líneas aéreas de bajo costo en esa zona del mundo? Desde ya, pueden dar su parecer en los comentarios.

Los números del primer párrafo han sido citados de Travel Daily News.

Anuncios