Me agarró el ataque de introspección. Este blog ya tiene más de dos años y medio de publicación sin interrupciones, y a pesar de eso a veces me sigo preguntando: ¿para qué debería servir un blog sobre viajes? ¿Qué utilidad tiene para sus lectores?

Cuando arranqué con este blog, no conocía ningún otro en español que se focalizara en el tema. Apenas arranqué, noté que en realidad ya existía Namaste, pero ya para ese entonces se actualizaba rara vez -y hace mucho que simplemente luce abandonado. Así que en realidad no tenía muchos modelos que copiar. Hacía dos años que venía dando mi seminario de Comunicación y Viajes en la Universidad de Buenos Aires, y me interesaba desarrollar mejor esos temas en un blog. Para quienes consideramos que lo relevante del viaje es justamente la experiencia del viaje, lo útil pasaba por como compartirla. En cierta medida, aquí había una reacción contra los inútiles suplementos de viajes de muchos diarios, donde se publican notas donde se habla de “paradisíacas playas” y de “imponentes paisajes”, pero no se dan datos realmente valiosos. ¿Cuanto cuesta llegar hasta allí? ¿Hay hoteles económicos? ¿Cuánto cuesta comer? Nada de eso solía aparecer en esas notas, por lo general hechas a partir de la invitación de una secretaría de turismo que corría con los gastos de viaje, y que lo había planificado de antemano.

Por ello, buena parte de los esfuerzos en este blog estaban dirigidos a compartir la experiencia de viaje, en tanto es lo que realmente veo como valioso y útil. A veces, eso obligaba a abundar en datos, pero siempre me pareció mejor correr esos riesgos a escribir sobre la nada.

Pero con el paso del tiempo, han aparecido una buena cantidad de blogs sobre viajes y turismo. En muchos casos, siguen el modelo de Gadling, casi de noticias de color sobre viajes y destinos. Cosas del tipo “los mejores recorridos por los viñedos de XXX” o “los lugares más lluviosos del mundo”. No es que no me parezca entretenido -en cierta medida lo es- pero me parece que su utilidad, en términos del viajero, es más bien poco relevante. O sea, necesitamos datos, informaciones, precios, direcciones, y contextualizar eso en una experiencia particular de viaje. A veces pienso que la única utilidad de esos blogs de “generalidades sobre viajes” es la de generar contenido como para poner publicidades de adsense… Aunque, para ser sinceros, más de una vez he caído en aquello de colocar algunos textos sobre generalidades ligadas a viajes. Nadie está libre de culpa en este terreno, pero hay que reconocer que algunas de ellas eran realmente divertidas.

De todas maneras, ustedes pueden arrancar por la pregunta que está en el título: ¿para qué creen que debería servir un blog de viajes? Desde ya, pueden dejar sus opiniones en la parte de comentarios.

Un listado de blogs sobre viajes y turismo lo pueden encontrar en una entrada anterior.

Anuncios