Esta semana, el canal de cable Discovery Travel and Living ha estado pasando el programa que No Reservations, el ciclo de Anthony Bourdain, le ha dedicado a Perú. En general, hay que reconocer que no estado nada mal asesorado: por el programa, pasaron el ceviche, el cuy (cuis), los picarones, la leche de tigre, el chuño, la mandioca, la fusión de comida japonesa y peruana, etc. Hasta tomó ayahuasca, pero para evitar problemas legales, en el programa no se hizo mayor referencia al tema de las experiencias personales -si alguien lee su libro Confesiones de un chef, sabrá que la historia de Bourdain con las drogas tiene una larga data. Como el programa se concentró básicamente en Lima y Cusco, y luego en la zona de la selva más cercana a esta última ciudad, se echó de menos las referencias a la comida de la selva norte de Perú. O sea, nada de tacachos, ni juane, ni majaz, o esas cosas. Tampoco hubo mayores referencias al chifa, la adaptación criolla de la comida china, que es básica en la dieta de muchos peruanos.

Pero en general Bourdain mostró un tono notablemente respetuoso para con Perú y su comida. Lejos de sus ironías un poco filosas de otros programas, aquí se paseó muy simpático y bastante “filosófico” -aunque en el tiempo que te permite un programa de televisión, claro. Los comentarios de peruanos orgullosos en una vieja entrada sobre Bourdain en este blog no se han hecho esperar, claro.

Por cierto, el “viajero” Bourdain no tuvo un paso muy mochilero por Perú. En Cusco se alojó en un hotel cinco estrellas que era un monasterio, y en donde las habitaciones recibían oxígeno por los conductos de aire; a Machu Picchu fue en el Hiram Bingham, un tren que cuesta más 476 dólares ida y vuelta. Y nosotros que nos quejamos porque nos cobran 66 dólares el servicio bakcpacker… Después, además, se quedó en el hotel que está al lado de las ruinas de Machu Picchu, que debe costar una buena cantidad de dólares.

Ya por fuera del tema Perú: ¿no les parece que últimamente Bourdain está un tanto condescendiente con muchos destinos? No me refiero explícitamente al programa de Perú –ustedes saben que, en el fondo, este blog tiene siempre una mirada nunca neutral para un país que quiero mucho y que me encanta recorrer una y otra vez– sino a la temporada completa de No Reservations. A veces extraño un poco los comentarios filosos de Bourdain en la época de A Cook’s Tour, o en su libro. Pero es sólo una opinión.

Por supuesto, si vieron el programa, pueden dejar sus comentarios, ya saben que siempre son bienvenidos.

Anuncios