En su libro Economías de Signos y Espacios, Scott Lash y John Urry plantean que la progresiva difusión del turismo no puede ser comprendida a partir de un determinismo tecnológico. La consolidación de los viajes en el siglo XIX no se dio a partir de la extensión de los ferrocarriles, sino más bien a partir del momento en el cual éstos comenzaron a formar parte de una organización social vinculada con el turismo. O sea, sin los organizadores de tours, el tren no hubiera causado mayor impacto.

Esto viene a cuento de Innovación en la aviación mundial y globalización, publicado en el blog Globalización, que pertenece a la asignatura Economía de la Globalización -no dice por ningún lado a que universidad pertenecen. La idea de fondo: el actual éxito de las líneas aéreas de bajo costo no se debe a innovaciones tecnológicas, sino a modificaciones a ciertos procesos sociales, que permiten que las líneas aéreas low-cost creen un nuevo mercado. Entre los cambios que posibilitaron la baja en los costos y los pasajes se encuentra la desregulación del mercado aéreo -y de las condiciones de trabajo de muchos de los empleados de las compañías-; la gestión de pasajes mediante Internet, que abarata enormemente los costos de emisión y elimina la mayor parte de la intermediación; posibilidad de hacer ofertas online muy agresivas en períodos de baja ocupación; ajustar los valores de acuerdo a la fecha de emisión -y vender, por ejemplo, los primeros pasajes con valores más económicos, para garantizar una tasa razonable de ocupación del vuelo; revisión de los procesos ligados con el servicio de comidas, para disminuir el gasto por pasajero -y en el caso de vuelos cortos, la venta de almuerzos o cenas, y la eliminación de los servicios gratuitos.

Como verán, en esta enumeración no hay mayores progresos tecnológicos, sino innovaciones en la gestión de procesos. Esto permite que las naves de las aerolíneas puedan ahora satisfacer un nuevo mercado, vinculado con aquellos viajeros que quieren pasajes muy económicos, y están dispuestos a resignar confort y servicios.

Más sobre el tema: Creating New Travellers en Innovation and Technology Transfer.

Bibliografía

Scott Lash y John Urry (1998) Economías de signos y espacios. Sobre el capitalismo de la posorganización. Buenos Aires, Amorrortu.

Anuncios