En tanto un lugar separado del continente, y en donde no hay tantas salidas, las playas de Ilha do Mel lucen sorprendentemente espaciosas. Y muy seguras; se puede dejar las cosas solas largo rato, y a la vuelta veremos que no falta nada. No diría que tienten a los demonios dejando cosas caras, pero la verdad es que ropa, bolsos, etc. están más que seguros. Así que no se persigan si tienen que salir un rato de la playa para, por ejemplo, ir a comer.

Para los que se insolan fácil -es mi caso- en la isla hay un lugar donde alquilan sombrillas y reposeras -en portugués, parasol y cadeira. El lugar se llama Galo Surf Shop, y se encuentra camino a Praia de Fora. Para ubicarse, en la entrada anterior sobre Ilha do Mel publiqué un mapa de la isla con la ubicación de bares, hoteles y negocios. Cuesta 5 reales por día alquilar una sombrilla o una reposera. Y la pueden tener todo el día, y llevarla a la playa que tengan ganas.

Trilhas

Caminatas: como el traslado en la isla siempre es por caminata -salvo que tengamos bicicletas- el tema de los senderos o trilhas es fundamental. En las posadas es fácil conseguir un mapa con los senderos marcados; además, hay carteles de madera que indican la dirección de las distintas playas. Pero no se confíen demasiado: algunas trilhas no son fáciles de encontrar, y finalmente, a algunos destinos, como Fortaleza -lugar del que hablaremos en una próxima entrada- hay que ir caminando por la playa, y no por la mata.

Tiempos de caminata: desde Nova Brasilia, tiene unos 10 a 15 minutos hasta Praia do Farol y de Fora; similar tiempo, aunque por otro sendero, a Praia Grande; más de 1 hora a Encantadas; unos 45 minutos a Fortaleza. En los folletos que se reparten en la isla los tiempos de caminata, por razones que ignoro, son más altos -por ejemplo, dice una hora y media a Fortaleza, y la verdad es que en 45 a 50 minutos de caminata normal deberían llegar.

Anuncios