Como decía en la entrada anterior, en Ilha do Mel no queda otra que caminar, ante la saludable ausencia de autos y rutas. Y como parte de esa caminata, mi esposa Maryori se dedicó a tomar nota de las distintas posadas y bares que había en las zonas de Nova Brasilia, Praia do Farol y Praia do Fora, y esos datos produjo este simpático mapa:

ilha do mel map


Las referencias a los lugares que mencionaré en la entrada pueden buscarlos en el mapa, para ubicarse mejor.

Nuestra estadía fue en la posada Caminho do Farol, que en algunas guías figura con el nombre de Dona Tunica -de hecho, les conviene preguntar por ese nombre, porque todos lo conocen así. Pagamos 35 reales por una doble, por día. Llegamos un sábado a las cinco de la tarde, cuando ya había muchísima gente en la isla. Como el tren Serra Verde Express llegó a Paranaguá un poco tarde, nos retrasamos mucho, y al arribar ya habían alquilado la habitación, a pesar de que habíamos hecho la reserva por teléfono desde Curitiba. Cuando ya me veía durmiendo en la playa -no había lugar en ninguna posada-, quien manejaba el lugar, y a quien todos llamaban simplemente Pelé, nos cedió su habitación. La razón: estaría trabajando toda la noche en la fiesta de los navegantes, así que no necesitaba la habitación. Al otro día se fue mucha gente y nos pasaron a una habitación en la punta, más grande, pero también terriblemente calurosa.

A caminar

Y es que en verano la isla es realmente un infierno. Por las noches, la temperatura baja un poco, pero aún así se hace difícil dormir. Lleven repelente del bueno, porque hay muchísimos pernilongos -el simpático nombre que en Brasil dan a los mosquitos. Y por supuesto, mucho protector solar, salvo que quieran que su piel no sirva ni para donarla.

En toda la isla hay un virtual monopolio de Skol, que no es justamente la cerveza brasileña que más me gusta. Encima, costaba 4 reales en todos lados -en Rio, depende el lugar, salía de 2,50 a 3 reales. Pero la sirven, como en toda Brasil, tan gelada, que dan ganas de tomar más y más. Ya saben: las cervezas vienen con una especie de termo, cariñosamente conocidos como camisinhas, que la mantienen siempre fría. Por ello, los vasos son pequeños, para servirse poco, y mantener el resto en el termo, bien frío. En el único lugar donde vi que vendían Bohemia, una cerveza a mi gusto más rica, era en A toca do abutre, un bar en Nova Brasilia, que tiene precios más altos que en el resto de la isla. La Skol cotiza 4,50 y la Bohemia, 5,50.

Nuestro lugar favorito para comer fue Barranco, justo en la entrada a Praia de Fora. Un peixe surf, con milanesas de pescado, casquinha de Siri, arroz, papas fritas y ensalada -tienen la foto debajo. Costaba 28 reales, y alcanzaba tranquilamente para dos personas. En general, la comida que obviamente hay que comer es en base a pescado, que no es demasiado caro. Pero un almuerzo o cena, con un par de cervezas, cuesta de 25 a 35 reales más o menos.

Peixe surf

Un consejo básico: además de no olvidar el repelente -compren el más fuerte que encuentren, como el Off de color verde- y un buen protector solar, sí o sí hay que llevar una linterna. Por la noche las trilhas no tienen iluminación, así que para ir de un lado a otro de la isla tienen que llevar su linterna. Están avisados.

Un punto que causará escozor a más de uno es que el agua corriente -o sea, la que sale de las canillas- tiene un color amarillo muy oscuro. Como hace mucho calor, es más que recomendable tener bastante agua, tanto para tomar como para lavarse los dientes. En pocos lugares de la isla se consiguen las botellas de litro y medio.

Praia Grande

Sé que se estarán preguntando: ¿vale la pena ir a Ilha do Mel? La verdad es que me parece que las fotos que ido publicando en ésta y la entrada anterior dicen todo. Realmente, es un gran lugar para los que quieren una experiencia no urbana para disfrutar la playa, en aguas muy tranquilas y cálidas. Surfers, en Ilha do Mel no hay muchas olas, así que no hay mucho que hacer por allí. Por cierto, hay muchas posadas en la zona de Praia das Encantadas, pero por allí no estuvimos. Si alguien pasó algunos días allí y quiere decir algo, puede dejar su aporte en los comentarios.

Anuncios