Moverse en el transporte público de cualquier ciudad siempre tiene sus retos. Un punto importante es que se trata de servicios pensados para el nativo, y no para el turista. O sea: muchos de los saberes necesarios para usarlos son casi tácitos, y se asume como obvio que sus pasajeros conocen esas reglas. Pero ahí aparecemos nosotros, los turistas (o viajeros, llámense como quieran) que siempre tenemos el objetivo de movernos por la ciudad sin depender de taxis o tours. Y ese aprendizaje en Río de Janeiro está volcado en esta entrada.

Como otras ciudades del mundo, Río cuenta con ómnibus, metro (llamado “Metrô”), trenes urbanos, ferry y taxis. A eso hay que sumarla algunos medios más, como el bondinho que va hacia Santa Teresa, al que le dedicaremos una entrada aparte, porque realmente es otro mundo.

Los ómnibus cuestan aproximadamente 1,80 reales, aunque hay algunos un poco más caros. Al momento de escribir esta entrada, el dólar cotiza a aproximadamente 2,13, con una pronunciada caída en la última semana). Cada uno de ellos cuenta con cobrador, que tienen cambio hasta 20 reales. Hay una gran cantidad de líneas de ómnibus que llevan a toda la ciudad. Si tomamos como punto de referencia el centro de la ciudad, la avenida Rio Branco, una de las más importantes, es por donde pasan los micros que van hacia el sur (Ipanema, Copacabana, Barra da Tijuca). Hacia el norte, la avenida Presidente António Carlos / Rua1 de março (cambia de nombre en un determinado sector), que es paralela a Rio Branco, hacia el lado del mar.

Una cantidad importante de ómnibus tiene aire acondicionado, en muchos casos fijado a temperaturas bajísimas. Si van a andar mucho en ellos, aunque suene ridículo, tengan un abrigo liviano a mano, sobre todo si son friolentos.

Más hacia las afueras de Rio es fácil encontrar minibuses conocidos como vans, que llevan a destinos que están explicitados en el parabrisas con un cartel hecho a mano. No tuve mucho tiempo de explorar este tema, pero en zonas como Barra Da Tijuca había muchos. Por lo general, unen el centro con la zona sur.

Subte de Rio

El Metrô tiene dos líneas. La linha 1 une el centro y Copacabana (hacia el sur), y cruza los barrios de Glória, Catete y Flamengo. La linha 2 va hacia el noroeste, y va sobre la tierra. El transbordo entre ambas se puede hacer en Estácio. Esta última línea les permite llegar hasta el estadio Maracaná, por ejemplo. El pasaje de subte cuesta 2,20 reales (o sea, más de un dólar).

Si se usa el Metrô, existe una posibilidad de combinar con un servicio de micros, algo que es conocido como Integraçao. Si van hacia Ipanema y Gávea, la combinación es gratuita; si van hacia otros lugares de la ciudad, cuestan 2,60 reales. También hay combinaciones con los trenes urbanos. Todas las tarifas las pueden ver en la página del Metrô de Rio. También hay una completa guía de estaciones y mapas. Los trenes, por cierto, tienen aire acondicionado a temperaturas más razonables que muchos ónibus. Es realmente cómodo moverse en ellos, pero por desgracia cubren una porción muy limitada de la ciudad. La compleja geografía carioca es una importante obstáculo para su expansión.

Mas del metro de Rio de Janeiro

Por cierto, los boletos del Metrô deben ser comprados de manera individual, y no hay sistemas tipo roundtrip -por el cual, uno podría comprar un boleto y hacer en el día todos los viajes que quiera.

Los trenes urbanos comunican los suburbios de Rio con la ciudad, y no tienen mayor interés para los turistas. es difícil encontrar información sobre ellos en las guías turísticas. Si necesitan usar alguno, consulten con algún conocido que viva en la ciudad.

Los taxis de Rio de Janeiro son todo un tema. No me crucé una sola persona que los defendiera; de hecho, varios me advirtieron sobre cierta tendencia a “pasear” a los turistas y cosas así. Pero como he escuchado eso en muchas otras ciudades -lo que incluye a Buenos Aires- hagamos de cuentas que es lo mismo de siempre. Los taxis tienen un sistema medido por reloj, similar al de muchas otras ciudades del mundo. La tarifa es un poco más alta los fines de semana y los feriados. Un viaje desde Santa Teresa, que era donde nos alojábamos, hasta Ipanema, que es un viaje un poco extenso de unos 25 minutos, cuesta unos 22 reales. Del centro a Ipanema, unos 24 reales. El tránsito es realmente complicado, así que en horas pico préparense para estar subidos largo rato en el taxi. Del centro al aeropuerto internacional, 36 reales.

Por cierto, si llegan a Rio por micro de larga distancia, les recomendaría tomar taxi para salir de allí. La zona no es demasiado linda, en particular por las noches. Están avisados.

Para aquellos que se alojen en la zona de Santa Teresa o zonas no tan usuales para turistas, como Ipanema o Copacabana, es muy común que en las noches los taxistas pidan más dinero. Por ejemplo, para hacer un viaje desde Lapa hasta Santa Teresa, que usualmente cuesta 8 reales, un taxista me pidió 15. Obviamente, les dicen que no y siguen buscando, hay muchos taxis en Rio. El problema es que si suben a Santa Teresa, que está subiendo el morro, a la vuelta se les hace difícil conseguir pasajeros. En fin, en todos lados hay quien quiere sacar ventaja.

En las zonas de mucha movida nocturna, como Barra da Tijuca, Ipanema o Lapa, es muy sencillo encontrar taxis en paradas autorizadas. Así que no tendrán mayores problemas para volver a casa bien tarde.

Por cierto, si en algún momento se pierden, no tengan miedo de preguntar por la calle. Los cariocas son por lo general extremadamente amables, y no tienen mayores problemas en indicarnos el camino. Eso sí: el portugués de los cariocas es de los más difíciles, así que mejor que están atentos. Aprender un poco de portugués antes de viajar es importante; mucho más de lo que supone mucha gente.

Hay varias ayudas importantes a la hora de moverse por la ciudad. La primera de ellas es comprar una guía de calles de la ciudad. Hay ediciones de varias editoriales, pero la más fácil de conseguir es la Quatro Rodas, que cuesta 20 reales en los quioscos y librerías. Más guías en el sitio oficial de Quatro Rodas. Pero una excelente alternativa es conseguir la guía Nomad Guide, que se consigue gratis en hoteles y en los locales de RioTur, que son los centros oficiales de información para turistas. Tiene buenos mapas y útiles tablas con los recorridos de los ómnibus y metrô. Es muy pequeña, y se puede cargar fácil. No es sencilla de conseguir; en el caso de que no puedan hallarla en hoteles o en Riotur, hay una versión que se vende por 10 reales en las librerías (aunque también se la puede encontrar por 5 reales). Por cierto, alguien aquí en el blog o en los foros me había pasado el dato sobre la Nomad Guide, y ahora perdí la referencia.

Nos quedan para próximas entradas dos transportes más: el ferry, que une el centro de Rio con Niterói, del otro lado de la bahía de Guanabara, y el bondinho, un tranvia eléctrico que va del centro de la ciudad hasta el bairro de Santa Teresa, y que se merece su entrada aparte, porque hasta le tomamos mucho cariño :).

Anuncios