Una interesante nota de Newsweek analiza un hecho que sorprende a muchos: la escasa cantidad de turistas que visitan Rusia. Durante 2005 apenas si alcanzaron los 3 millones, cuando en la era soviética llegaban hasta ahí 7 millones -lo cual, para un país del tamaño y potencialidad de Rusia, ya era bastante poco. Las causas: escasa inversión estatal en el sector turismo, hoteles con precios muy altos, pero, fundamentalmente, muchos problemas para conseguir la visa. Este último proceso es caro, muy lento, y no ha sido modificado desde la caída del comunismo. Para sumar más problemas, el costo de visitar una ciudad como San Petersburgo alcanza los 1700 dólares por un fin de semana, un costo mucho más alto que el de países vecinos como Polonia.

La nota de Newsweek se puede ver en esta página (en inglés; visto originalmente en Gadling).

Anuncios