Como (no) escribir sobre Africa

En su texto, trate √?frica como si fuera un s√≥lo pa√≠s. Es caluroso y polvoriento, con matas de pasto rodando y grandes hordas de animales y gente alta y delgada que se muere de hambre. O es caluroso y h√ļmedo, con gente muy peque√Īa que come monos. No te molestes en dar descripciones precisas. √?frica es grande: 54 pa√≠ses, 900 millones de personas que est√°n demasiado ocupadas por el hambre, la muerte, las guerras y el exilio como para leer tu libro. El continente est√° lleno de desiertos, selvas, sabanas, altiplanos y muchas otra cosas, pero tus lectores no tienen mayor inter√©s en ello, as√≠ que mant√©n tus descripciones m√°s bien rom√°nticas, evocativas y no muy particulares

En un demoledor e interesante texto, Binyavanga Wainaina se encarga de listar de manera muy ir√≥nica todos los lugares comunes que sobre √?frica se la pasan diciendo los escritores de viajes. Siempre aparecen los mismos t√≥picos generalizadores, como si todo el continente fuera lo mismo. Un poco lo que a veces nos sucede cuando leemos descripciones de Am√©rica Latina donde todo es homogeneizado. Pero con √?frica las cosas son a√ļn peores, ya que el continente es seguramente el que peor cobertura period√≠stica tiene, y las noticias que nos llegan de all√≠ se refieren casi siempre a desastres naturales y golpes de Estado.

Pero hacía tiempo que no leía algo tan irónicamente duro como este texto de Binyavanga Wainaina. Incluso el final es un verdadero palo para los lugares comunes de terminar con alguna frase esperanzadora:

Siempre termine su libro con Nelson Mandela diciendo algo sobre arco iris y renacimientos. Porque a usted le importa

El texto lo pueden leer en Granta -obviamente, en inglés. Con tiempo, valdría la pena traducirlo completo, porque es muy interesante (visto originalmente en World Hum).

Anuncios